Yuri Herrera

Trabajos del reino

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Amelia Gonzálezcompartió una citahace 4 meses
No están ahí nomás para fecundar la testa. Son una luz constante. El rumbo a otros cartones, lejos de ahí. El descenso a oídos ocultos, ahí. (Como los bichos que lo pueblan). No. No están para nomás entretener la vista ni alimentar la oreja. Son una luz constante. Son un faro que se derrama sobre las piedras a su merced, son una linterna que se pasea, se detiene, acaricia la tierra y le descubre cómo acabalar el servicio que le ha tocado
Amelia Gonzálezcompartió una citahace 4 meses
Ya verá que le gustan —dijo el Periodista—, si uno disfruta las palabras es como pistear con el oído.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
himno, que dijera qué es un molcajete, cómo se hace el pipián, a ver si de veras podía quedarse acá; de nervios a él se le olvidaba todo y también de aquí lo deportaban. Del aprendiz de capo que pasaba los paquetes de perico a golpes de resortera y luego nomás cruzaba a recogerlos, hasta que depuro antojo había descalabrado a un gringo de certero piedrazo blanco, de lado a lado del río, y aunque ya se había estropeado el negocio le quedaba el gusto de llamarse vengador. De la mujer que para desquitarse del marido infiel vendió la casa a un agiotista temible para que el hombre no tuviera esposa ni techo ni paz. Del muchachito que simulaba su propio secuestro para sacarle dinero a los padres, que creídos le respondían. ¿Sabe qué? Este inútil ya nos tiene hartos, ¿por qué no se lo echa y le damos la mitad de lo que pide? Y él, de pura tristeza, decía que Sí, recogía el dinero, lo gastaba en pisto y luego cumplía su parte.
¿Quién era el Rey? Un todopoderoso. Un haz de luz que había iluminado sus márgenes porque no podía ser de otro modo mientras no se revelara lo que era. Un pobre tipo traicionado. Una gota en un mar de hombres con historias. Un hombre sin poder sobre la tersa fábrica en la cabeza del artista
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Del mojado que devolvieron los migras y tampoco de este lado era querido, le ordenaron que cantara el
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Somos tus únicos hijos
Es nuestro padre y un Rey
Y por esta que es muy bueno
Bajo su brazo es de ley
Cumplir los trabajos del reino
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Mejor quisieran oír nomás la parte bonita, verdá, pero las de acá no son canciones para después del permiso, el corrido no es un cuadro adornando la pared. Es un nombre y es un arma.
Cura que les escame.
Quién quita y al final averiguan que ya son carne agusanada.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
El rechazo de los otros lo definía.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
embargo, aunque le diera la espalda, le había dejado un rastro de piedras para encontrarla, rabia y confidencias, lo había mirado.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
algo entendía es que en el trance de vivir uno hace daño, tarde o temprano, por eso mejor decidir de frente a quién se lo hace, como obraba el Rey.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
No. No están ahí nomás para fecundar la testa. Son una luz constante. El rumbo a otros cartones, lejos de ahí. El descenso a oídos ocultos, ahí. (Como los bichos que lo pueblan). No. No están para nomás entretener la vista ni alimentar la oreja. Son una luz constante. Son un faro que se derrama sobre las piedras a su merced, son una linterna que se pasea, se detiene, acaricia la tierra y le descubre cómo acabalar el servicio que le ha tocado.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Las noticias verdaderas eran cosa de él, materia de corrido, y había tantas por cantar que bien podía olvidar las que no servían al Rey.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
es, pensó el Artista, eso somos. Un aparato del que nadie se acuerda, sin propósito. Quizá Dios había puesto la aguja, pero luego había ido a curarse la cruda
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
la certeza de los pregones, pero, más que todo, la hizo sentir pegajosa, para que la gente la aprendiera con la cintura y las piernas y pudiera repetirla después
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Cantó la historia con la fe con que se cantan los himnos y con
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Pero era una repetición lo suyo, un espejo de la vida que le contaban.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
Estar aquí es cosa de tiempo y desgracias. Hay un Dios que dice Aguántese, las cosas son como son. Y, quizá, la más importante: Apártate del hombre que está a punto de vomitar.
cellardoor2790compartió una citahace 2 años
La única vez que Lobo fue al cine vio una película donde aparecía otro hombre así: fuerte, suntuoso, con poder sobre las cosas del mundo. Era un rey, y a su alrededor todo cobraba sentido. Los hombres luchaban por él, las mujeres parían para él; él protegía y regalaba, y cada cual, en el reino, tenía por su gracia un lugar preciso. Pero los que acompañaban a este Rey no eran simples vasallos. Eran la Corte.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)