Max Lucado

40 oraciones sencillas que traen paz y descanso

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Estuardo Barillas Olivacompartió una citahace 4 años
    MATEO20.33–34
    Padre, eres el Sanador y el Hacedor de milagros. Puedes devolverle la vista al ciego y la voz al mudo.
    ¿Podrías sanar mi cuerpo? Me siento adolorido y necesito la sanidad que solo tú puedes dar. Permíteme tener una actitud optimista a pesar de mis debilidades.
    Para mi familia, te ruego una sanidad de cuerpo y mente milagrosa. Fortalece su fe y aliéntalos.
    Te doy gracias porque siempre escuchas mi clamor por tu ayuda.
    Elevo esta oración en el nombre del gran Sanador, amén.
    Helena M.Moracompartió una citahace 3 años
    Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará […] Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.
    MATEO 8.8, 13
    Helena M.Moracompartió una citahace 3 años
    Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian.
    SALMOS 34.8 (NVI)
    Walter Españacompartió una citahace 4 años
    Pero ahora yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los maltratan. Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo.
    Walter Españacompartió una citahace 4 años
    Ilumina mi camino, y muéstrame las actividades y obligaciones a las que puedo decirle que no.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)