Chicas cerdas machistas. La lucha feminista como idealismo en el siglo XXI, Ariel Levy
Ariel Levy

Chicas cerdas machistas. La lucha feminista como idealismo en el siglo XXI

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
liliblend
liliblendcompartió una citael año pasado
¿Cómo podría ser bueno que todos los estereotipos de la sexualidad femenina, —que el feminismo se ha esforzado por borrar—, ahora sean buenos para la mujer? ¿Cómo podrían empoderar los esfuerzos por lucir como Pamela Anderson? Y ¿cómo es que imitar a una stripper o a una estrella porno —mujeres cuyo trabajo es, en primera instancia, imitar la excitación— nos volvería sexualmente liberadas?
Yeni Rueda López
Yeni Rueda Lópezcompartió una citael año pasado
«Ser capaz de tener un orgasmo con un hombre al que no amas o ver Sex and the City en la televisión, eso no es la liberación.
Yeni Rueda López
Yeni Rueda Lópezcompartió una citael año pasado
Las adolescentes, en particular —a quienes el bombardeo de la cultura las acosa para que sean sensuales, que parezcan sexys— les resulta difícil aprender a reconocer sus propios deseos sexuales, algo que podría parecer un componente crítico del sentirse sexy.
Lizzette Cano
Lizzette Canocompartió una citael año pasado
«La pornografía es la teoría, violación es la práctica»
Lizzette Cano
Lizzette Canocompartió una citael año pasado
«Decir que la brecha se está cerrando no quiere decir que ya se haya cerrado», respondió. «No se puede poner desnudez masculina en la pantalla sin que sea censurada para menores de edad; no se puede poner desnudez masculina en un comercial de la manera en que se pone la femenina en un comercial y que este sea aceptado sin problema alguno. Quiero decir, todavía tenemos una desconexión debido a la actitud que tienen los hombres al sentirse incómodos al ser el objeto de deseo de las fantasías femeninas y sus miradas».

Ajá, sí, claro, es por la incomodidad de los hombres, porque las mujeres nos sentimos súper cómodas con eso. Nada tiene que ver que ellos nos vean como mercancía y nosotras a ellos no.

Argelia Camarillo
Argelia Camarillocompartió una citael año pasado
madres. Hemos conseguido un grado de libertad en nuestras vidas personales que ha sido ganado a pulso (y aún es amenazado). De manera gradual, penetramos los más altos niveles de fuerza laboral. Podemos ir a la universidad, practicar deportes y ser secretarias de Estado. Pero si miras a tu alrededor pensarías que lo único que todas queremos es quitarnos la ropa y sacudirlo.
c a t h
c a t hcompartió una citael año pasado
Hacía apenas treinta años (lo que yo llevaba de vida), nuestras madres «quemaban sus sostenes» y protestaban frente a las instalaciones de Playboy y, repentinamente, nosotras nos poníamos implantes y usábamos el logo de Playboy como el supuesto símbolo de nuestra liberación. ¿Cómo había cambiado tanto nuestra cultura en tan corto tiempo?
Anaïs Reyes Casanova
Anaïs Reyes Casanovacompartió una citahace 4 meses
cómo las niñas ganan afirmación social, para lo cual su sexualidad es una herramienta.
Michelle Roacho
Michelle Roachocompartió una citahace 4 meses
Si los cerdos machistas eran hombres que trataban a las mujeres como pedazos de carne, nosotras los superaríamos y seríamos las cerdas machistas: mujeres que convierten a otras mujeres, y a sí mismas, en objetos sexuales.
Anaïs Reyes Casanova
Anaïs Reyes Casanovacompartió una citahace 5 meses
Y dije: “¡Mujeres! ¡Usen sus cerebros, no sus cuerpos!”».
Anaïs Reyes Casanova
Anaïs Reyes Casanovacompartió una citahace 5 meses
«de rebelarme contra la rigidez demasiado radical que convertía al movimiento que yo amaba en unas viejitas quejumbrosas que me decían que no debíamos tener relaciones con los hombres».
Anaïs Reyes Casanova
Anaïs Reyes Casanovacompartió una citahace 5 meses
«Irónicamente, la iniciativa antipornografia fue la última bocanada de aire del feminismo radical», escribe Brownmiller. «Desde ese entonces no ha surgido un tema que suscitara tanta pasión»
Ev
Evcompartió una citahace 7 meses
Las cosas extrañas también permeaban mi círculo social
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
nunca más voy a cuestionarme a mí misma
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
hay algo equivocado en un tipo de cultura que equipara la venta de sexo con la liberación sexual.
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
La libertad de ser sexualmente provocadora o promiscua no es suficiente libertad; no es el único asunto de mujeres al que vale la pena prestarle atención.
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
Nuestro amor nacional por el porno y el pole dancing no es un subproducto de una sociedad libre y relajada que acepta el sexo de manera natural. Es una puñalada desesperada ante un erotismo irresponsable en un espacio y tiempo caracterizados por altos niveles de ansiedad. ¿A qué le tememos? A todo… incluidos la libertad sexual y el verdadero poder femenino.
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
cardio striptease del mundo nos van a volver más liberados sexualmente
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
Como dijo Candida Royalle: «Nos hemos convertido en una cultura altamente sexualizada, pero es consumismo y sexo, corriente dominante y convertidos en cultura pop. Cuando uno lo piensa, es una forma de neutralizar el asunto… hace que todo se vuelva seguro y agradable al paladar, silencia a los radicales. Una vez que esto ocurre, el poder real se ve disipado por completo
friganea
friganeacompartió una citahace 8 meses
Las mujeres que, en realidad, se emulan y que obsesionan a nuestra cultura en estos momentos —strippers, estrellas porno, chicas de revista— ni siquiera son personas. No son más que personajes sexuales, muñecas eróticas de la tierra de la fantasía. En sus actuaciones, que es la única dimensión que vemos de estas mujeres que tanto hemos convertido en fetiches, ni siquiera hablan. Por lo que sabemos, no tienen ideas, ni sentimientos, ni creencias políticas, ni relaciones, ni pasado, ni futuro, ni humanidad.

:(

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)