Libros
Roberto Hurtado García

Los que piensan en la nada

Mario es un niño que se ha hecho adulto demasiado pronto, los escenarios de la vida no han sido demasiado amables con él. Ahora es un chaval encerrado en una habitación de hospital durante largos días, consumiéndose por un enfermedad irreversible. Su supervivencia se centra en la contemplación, en la observación de los acontecimientos que van desarrollándose sin saber qué le depara el día siguiente. Darío es un hombre atormentado, vive agobiado por la pena, la culpa y el sentimiento de autocompadecimiento. Las vicisitudes han hecho que su existencia sea una continua huida hacia delante sin detenerse a evaluar cuál es su problema de base. Ambos verán cómo sus vidas se entrecruzan de la forma más inevitable y cómo el destino puede modificarse si existe un atisbo de voluntad.
¿Qué se siente al estar cerca de la muerte? ¿Qué nota la gente al contactar con ella, al conocer sus consecuencias, al merodearla, al percibir que está cercana? Nadie está muy seguro de si existen sentimientos comunes, probablemente cada uno la lleva de una forma, según sus creencias, su fuerza emocional, sus ganas de vivir. ¿Qué pueden tener en común la muerte, el amor, la lealtad y la amistad? ¿En qué lugar todas estas coinciden para dar lugar a algo que se pueda contar? Esta es la historia de la enfermedad, basada en hechos reales recogidos a lo largo de años, con historias similares, con vidas y sentimientos de pacientes que se enfrentaron al final de los días sin importar la edad. También es la historia del deseo de saber y también del de desconocer según qué cosas.
Todo ello desde el punto de vista de los enfermos, desde el imaginario de cualquiera de nosotros. Porque… al fin y al cabo, el mismo lector podría estar en esa situación.
168 páginas impresas
Publicación original
2020

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)