Libros
Irene Reyes-Noguerol

De Homero y otros dioses

  • b7479735423compartió una citahace 2 años
    ¡Cuánta grandeza, tener la debilidad de un hombre y la serenidad de un Dios!
  • DIANA SARAHI RUIZ GIRONcompartió una citael año pasado
    Y ahora qué, cuando uno ha alcanzado la edad desde la que solo es posible mirar al pasado, pero no cambiarlo ni comenzar de nuevo
  • EmilyGabrielacompartió una citahace 2 meses
    Irene Reyes-Noguerol descubrió los mitos griegos cuando era niña y alcanzó la inmortalidad. Es decir, cuando se convirtió en lectora.
  • EmilyGabrielacompartió una citahace 2 meses
    ¡Cuánta grandeza, tener la debilidad de un hombre y la serenidad de un Dios!

    LUCIO ANNEO SÉNECA
  • Gerardo Arteagacompartió una citahace 10 meses
    Te creo cada mañana distinto, a veces simpático y otras bellísimo en tu timidez, unos días, pícaro, y otros, cariñoso, pero en todas mis versiones adoras a tu madre como un polluelo recién nacido. Nunca me besarás y sin embargo te aseguro que eres mi mejor ejercicio de escritura creativa, puedes estar orgulloso, y ya sabes que no pediré nada a cambio hasta mi último aliento.
  • Gerardo Arteagacompartió una citahace 10 meses
    Sin embargo, me dejas Sola en esta incertidumbre infinita de no tener a nadie, en este callarse del Todo, en este silencio absoluto del Universo que da ganas de gritar. Me dejas Sola con este vacío y una inmensa maleta de recuerdos que son todos tuyos y también todos tú, que ya no estás tan aquí como en la memoria de esta vieja nostálgica, que respiras y de vez en cuando incluso abres los ojos, pero ya no me miras como antes, ya no me ves como antes, porque esa mirada terrible traspasa el cuerpo y el espíritu para fijarse en algo que hay más allá y que no puedo tocar ni ver ni sentir, y esta angustia es peor que todas las otras juntas; y es que es la angustia del saber que estás y no estás, del parpadeo del alma —que a veces estira el cuello entre tus sombras y sale a saludar tras un esbozo de sonrisa—, del verte yéndote muy lentito, a paso de tortuga, como si quisieras que te acompañara a tus tierras de vaho, pero nunca me dejaras darte la mano, tú también tan Solo. Hay cosas que no se pueden perdonar, Fernando, y el marcharse sin decir adiós está entre ellas.
  • Gerardo Arteagacompartió una citahace 10 meses
    Pero qué alivio que tú ya no te acuerdes de nada, Fernando, también yo deseo ahora —fíjate, con lo que te lloré durante años— ese olvido tuyo que no quieres compartir conmigo.
  • gelletedechequelete.compartió una citael año pasado
    SÉMELE

    Porque te tengo y no.

    Porque esta luna que mira por la ventana se cuela por el balcón y nos sonríe, se une a nuestra cena, brinda a nuestra mesa, canta
  • DIANA SARAHI RUIZ GIRONcompartió una citael año pasado
    que busca ser borrado de esta cabeza vieja, que no sirve más al pronunciarlo, tu nombre, el nombre que te di y que ya no puedo agarrar ni contener ni besar. Tu nombre huérfano de cuerpo y de vida
  • DIANA SARAHI RUIZ GIRONcompartió una citael año pasado
    Que el cielo nos creó para que el mundo siguiera adelante
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)