Verónica Murguía

Loba

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Cecy Hermosillocompartió una citahace 2 años
    Cada quien es hijo de sus actos... –dijo Munin.
    Rocío Toledocompartió una citahace 17 horas
    Debemos esperar a ver qué pasa. Eso es lo que los pobres podemos hacer: callar y esperar.
    Rocío Toledocompartió una citaanteayer
    –¿Y qué si lo odiaras? Es lo único que nos queda: el odio, siempre que ocultes lo que sientes. Yo tuve tres hijas de Dogoero y las dejé de ver en cuanto las desteté. La reina Malva era celosa y partidaria del látigo. Mira, mira las huellas que me dejó la madre del Lobo.
    Itzel LMcompartió una citahace 3 días
    –Hermana, hermanita, escúchame. ¿Quieres aprender más? Nunca una mujer ha cruzado la frontera para convertirse en aprendiz de los magos, pero cosas más extrañas suceden estos días
    Itzel LMcompartió una citahace 5 días
    El cocinero, ayudado por otros esclavos, lo mató con el asador. Luego tiraron los restos de Cicuta en el vertedero. Se dice que ni perros ni buitres quisieron comerlo
    Itzel LMcompartió una citahace 5 días
    Perteneces a tus esclavos. Ellos decidirán qué hacer contigo
    Rocío Toledocompartió una citahace 5 días
    ¿A qué absurdas empresas se dedicaban ahora los hombres?

    ¿Qué nuevos tesoros habían creado, ellos, cuyos pobres cuerpos rastreros albergaban una codicia digna de él?
    Rocío Toledocompartió una citahace 5 días
    El deseo era un hambre deleitosa, no este tormento solitario.
    Rocío Toledocompartió una citahace 5 días
    Liaza sintió el viejo dolor que no menguaba. Era como tener un animal vivo dentro del pecho, un animal de garras y colmillos afilados.
    Rocío Toledocompartió una citahace 5 días
    Munin era juicioso y sencillo. El conocimiento le interesaba por el conocimiento mismo, no por el poder que traía aparejado.
    Itzel LMcompartió una citahace 8 días
    La muerte alcanza incluso al que evita el combate. No hay nada que hacer. Moriremos aunque venzamos a los tungros o al dragón
    Itzel LMcompartió una citahace 8 días
    Tu muerte puede ser un dragón o una pedrada. Una espada que brille en la batalla o una espina de pescado que se te atasque en el gaznate... Solo sabemos que vendrá. Es la única certeza del pastor, del rey, del porquero y del consejero
    Susan Moralescompartió una citahace 8 días
    Adiós. Acuérdate de mí, recuerda que te amaba.
    Susan Moralescompartió una citahace 8 días
    Fui a la guerra y regresé sin matar a nadie.
    Susan Moralescompartió una citahace 10 días
    Siento un gran dolor. Es como si el vacío que dejaste al morir se hubiera llenado de dolor.
    Susan Moralescompartió una citahace 12 días
    Era, y ser le bastaba.
    Susan Moralescompartió una citahace 14 días
    El cuerpo era tan tirano como el corazón,
    Susan Moralescompartió una citahace 15 días
    Para que lo deje de amar es necesario que yo desaparezca. Y aun así, tal vez el amor que le guardo me sobreviva
    Susan Moralescompartió una citahace 15 días
    peligroso es asomarse al corazón de los hombres, Espinela. Siempre encuentra uno cosas insospechadas. Todos llevamos mundos enteros dentro y, ay, cuánto dolor hay en ellos
    Susan Moralescompartió una citahace 16 días
    –Aunque siempre odié la palabra rey, tú eres la reina de mi vida.

    –Entonces obedece. Decreto que seamos, por hoy, otros. Dos aldeanos. Dos forasteros que han llegado del confín del mundo.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)