Pateman Carole

El contrato sexual

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
El contrato sexual, uno de los libros más conocidos de Carole Pateman, fue publicado originalmente en 1988 como la tesis doctoral de la autora. En su investigación descubrió que en la base de las sociedades patriarcales ha habido siempre un pacto anterior al que hasta ahora se creía que fundaba las sociedades humanas, el que Jean-Jacques Rousseau denominó en el siglo XVIII “el contrato social”. El verdadero pacto fundador era el contrato sexual, que consiste en un pacto no pacífico entre hombres para distribuirse el acceso al cuerpo femenino fértil. Un ensayo imprescindible para entender que la desigualdad entre los sexos que arrastramos hasta hoy es consecuencia de la organización patriarcal, un sistema todavía a día de hoy plenamente vigente
Este libro no está disponible por el momento.
555 páginas impresas
Publicación original
2019

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Víctor Guilléncompartió una citahace 10 meses
    El contrato originario es un pacto sexual-social, pero la historia del contrato sexual ha sido reprimida. Las versiones habituales de la teoría del contrato social no discuten la historia completa y los teóricos contemporáneos del contrato no hacen referencia alguna a la desaparición de la mitad del acuerdo.
    eleienecompartió una citael año pasado
    Sin un mínimo de comida, de agua o de abrigo, el ser humano muere, pero, hasta donde sé, no se ha registrado ninguna muerte por falta de satisfacción de los apetitos sexuales. Hay, además, otra diferencia fundamental en el ser humano entre la necesidad de comida y la sexual.
    eleienecompartió una citael año pasado
    En los argumentos en que la prostitución se considera una mera expresión del apetito sexual natural, la comparación invariablemente considera a la prostitución al mismo nivel que a la provisión de alimentos. Se afirma que «todos necesitamos comida, de modo que la comida debe sernos proporcionada [...]. Y dado que el deseo sexual es tan básico, natural y compulsivo como nuestras ganas de comer, este debe también satisfacerse». Pero este no es un argumento válido que justifique la prostitución ni ninguna otra forma de relación sexual

En las estanterías

    Alejandra Arévalo
    Iniciarse en el feminismo
    • 80
    • 621
    Ale Luévano
    Morras
    • 193
    • 26
    Editorial Ménades
    Editorial Ménades
    • 38
    • 18
    Sensibles y chingonas
    Sensibles y gozosas
    • 22
    • 15
    Lizzette Cano
    Feminismo
    • 24
    • 7
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)