Libros
Richard Sennett

El extranjero

  • b5074138878compartió una citahace 2 años
    otro crítico cristiano de los judíos escribía que el usurero «somete su dinero al acto antinatural de la procreación».
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    la imaginería del «nativo» contra el «forastero» era utilizada por personas que migraban constantemente dentro de la nación, «sin descanso hasta la muerte»
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    Hogar» no es aquí un lugar físico, sino una necesidad desplazable; sea cual fuere el lugar donde uno se encuentre, el hogar se hallará siempre en otro sitio.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    retorno de lo reprimido tiene lugar en aquellas personas que no hacen nada por transformar la parte de sí mismas que vive en el recuerdo.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    La vergüenza por el hecho de tener un aliento distinto debido a las comidas de su antiguo país se ve reforzada por el simple temor de respirar a la cara de personas que no se alimentan de esas comidas. Es probable que sentirse avergonzado de uno mismo conduzca a la pérdida de criterio propio, cuando no de la probidad moral, que Herzen observaba en Golovin. Es la razón por la que, a nuestro juicio, el famoso crisol de razas (melting pot) del mito norteamericano encuentra mejor representación en la imagen de fusión (meltdown) de las facultades éticas del yo.21
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    el deseo de asimilación puede vivirse como una fuerza que da lugar a un sentimiento de vergüenza de uno mismo y que, por tanto, debilita el yo. Por supuesto, la capacidad de asimilación requiere recursos económicos y ventajas educativas y ocupacionales de los que un aspirante a «nuevo norteamericano», pongamos por caso, probablemente no dispone. Pero una persona consumida por el deseo de asimilarse también puede ejercer la autocensura y dejar de lado todo su abanico de experiencias y observaciones vividas; la autocensura da por supuesto que en el propio pasado hay algo vergonzoso, inaceptable, que es menester ocultar a los demás. Para el extranjero, este ciclo de autocensura y vergüenza puede empezar simplemente con su necesidad de inhibir el gesto de tocar a los demás cuando les habla o de eliminar su propio aliento con olor a comidas extranjeras.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    Es posible, por cierto, que el extranjero tenga con su cultura una relación más inteligente, más comprensiva, que la persona que nunca ha salido de ella y no conoce nada más que lo que tiene delante, que no se ha visto obligada a sopesar las diferencias entre una cultura y otra. Pero no es esto lo que apremia a quien se convierte en extranjero; lo más acuciante es la necesidad de manejar creativamente la propia condición de desplazado, tratar los materiales de identidad de la misma manera en que un artista trata los objetos inertes que constituyen el tema de su pintura. Uno tiene que hacerse a sí mismo.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    la virtud de ser uno mismo en el lugar propio y el defecto de verse a sí mismo en otro lugar. Es precisamente aquí donde empiezan los problemas de ser extranjero.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    El corolario del tiempo nacional, que es tiempo del ser, era el concepto de pureza nacional.
  • juancrossettecompartió una citahace 3 años
    permanentes de cohesión, pues pertenecen a la tierra misma, a la unidad de los seres humanos con «su» suelo. Esta noción de ser nacional también entraña cierto tipo de silencio
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)