bookmate game
Harper Lee

Matar a un ruiseñor

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
  • Gerardo Aguilacompartió una citahace 8 años
    le atraía como la luna atrae el agua,
  • Laura Vallecompartió una citahace 3 años
    Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence.
  • Laura Vallecompartió una citahace 3 años
    pero antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    No, Jem, yo creo que sólo hay una clase de personas. Personas.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    No, Jem, yo creo que sólo hay una clase de personas. Personas.

    Muy sabio

  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    pero antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    —Tienen derecho a creerlo, ciertamente, y tienen derecho a que se respeten en absoluto sus opiniones —contestó Atticus—, pero antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.
  • milagrosbareiro843compartió una citahace 5 meses
    No devoran los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar el corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar un ruiseñor.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)