bookmate game
Federico García Lorca

Los árboles se han ido

    Cristian David Hernandez Chavescompartió una citahace 23 días
    CASIDA IV

    De la mujer tendida

    Verte desnuda es recordar la Tierra.

    La Tierra lisa, limpia de caballos.

    La Tierra sin un junco, forma pura

    cerrada al porvenir: confín de plata.

    Verte desnuda es comprender el ansia

    de la lluvia que busca débil talle

    o la fiebre del mar de inmenso rostro

    sin encontrar la luz de su mejilla.

    La sangre sonará por las alcobas

    y vendrá con espada fulgurante,

    pero tú no sabrás dónde se ocultan

    el corazón de sapo o la violeta.

    Tu vientre es una lucha de raíces,

    tus labios son un alba sin contorno,

    bajo las rosas tibias de la cama

    los muertos gimen esperando turno.

    (De Diván del Tamarit,1936)
    valeria list / guzmáncompartió una citahace 2 años
    Cielo azul.

    Campo amarillo.

    Monte azul.

    Campo amarillo.

    Por la llanura tostada

    va caminando un olivo.

    Un solo

    olivo.
    Brenda Legorretacompartió una citahace 12 días
    El viento vuelve desnudo
    la esquina de la sorpresa,
    en la noche platinoche,
    noche que noche nochera
    Brenda Legorretacompartió una citahace 12 días
    Yo vuelo
    hacia mi casa intranquilo.
    Se agitan en mi cerebro
    dos palomas campesinas
    y en el horizonte, ¡lejos!,
    se hunde el arcaduz del día.
    ¡Terrible noria del tiempo!
    Cristian David Hernandez Chavescompartió una citahace 23 días
    ROMANCE SONÁMBULO

    A Gloria Giner

    y a Fernando de los Ríos

    Verde que te quiero verde.

    Verde viento. Verdes ramas.

    El barco sobre la mar

    y el caballo en la montaña.

    Con la sombra en la cintura

    ella sueña en su baranda,

    verde carne, pelo verde,

    con ojos de fría plata.

    Verde que te quiero verde.

    Bajo la luna gitana,

    las cosas le están mirando

    y ella no puede mirarlas.
    Ingrid Garcíacompartió una citahace 2 meses
    Si algo tienen en común todos los poetas verdaderamente importantes es que, más que proponer respuestas para las grandes preguntas, nos dejan sumergidos en nuevos interrogantes, enfangados en una incertidumbre definitiva pero extrañamente reconfortados, acompañados, comprendidos. No hay nada que resolver, parecen decir, no hay nada que descifrar, y la única solución posible a los tres o cuatro enigmas esenciales está en la propia constatación del misterio, de su profundidad, de su inmensidad, de su dramática belleza.
    Emiliano Urbinacompartió una citahace 6 meses
    Pero yo ya no soy yo,

    ni mi casa es ya mi casa.
    Emiliano Urbinacompartió una citahace 6 meses
    Con la sombra en la cintura

    ella sueña en su baranda,

    verde carne, pelo verde,

    con ojos de fría plata.

    Verde que te quiero verde.

    Bajo la luna gitana,

    las cosas le están mirando

    y ella no puede mirarlas.
    Emiliano Urbinacompartió una citahace 6 meses
    su cuerpo lleno de lirios

    y una granada en las sienes.
    Emiliano Urbinacompartió una citahace 6 meses
    Era uno.

    Era ninguno.

    (Se quedó desnuda el agua).
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)