Luciano Lamberti

El loro que podía adivinar el futuro

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    jovacfcompartió una citahace 3 meses
    Cada familia tiene su canción, la canción que canta todos los días. Una canción hecha de pequeños gestos que les permite vivir juntos, dejar pasar el tiempo, no pensar. Mientras se canta esa canción, el fuego arderá en alguna parte. Y si la canción se calla, la familia explota como una gran bomba y sus miembros son esparcidos como esquirlas en cualquier dirección. Por eso cantamos todos los días lo mismo: para permanecer juntos. Para que el fuego siga encendido.
    Diana Pérez Gonzálezcompartió una citahace 2 meses
    El oso contempló la mesa poblada de platos humeantes y empezó a llorar.
    Lloró cubriéndose la cara, con grandes inspiraciones, como sólo puede llorar un oso.
    Diana Pérez Gonzálezcompartió una citahace 2 meses
    Están obsesionados con el mar, decían, tienen un complejo de pérdida en relación al mar, lloran cubriéndose la cara con las manos y sienten que el mar los habita y que con sólo cerrar los ojos pueden volver a él.
    jovacfcompartió una citahace 2 meses
    Ya estaba acostumbrado a esa clase de visitas. Desde que pusimos el anuncio en el diario (“Se habla con animales”, y la dirección de nuestra casa) se presentaron toda clase de chiflados: solitarios con peces ciegos en peceras sucias, viudas con canarios espantados por la visión de su desnudez, oligofrénicos coleccionistas de caracoles y mantis religiosas, amaestradores de hormigas, exploradores de especies extintas. Todos venían en busca de respuestas y soluciones, y la mayoría se iba conforme.
    Rhardycompartió una citahace 4 meses
    —Estoy orgulloso de no necesitar los viajes —dijo Koifman. —De poder disfrutar la vida sin ellos. De amar este planeta, y a mis amigos, y a mis padres. Me siento mejor como persona si no dependo de nada. Y creo con un poco de esfuerzo es posible. Tres meses. Gracias.
    Rhardycompartió una citahace 4 meses
    Después pensó que no podía estar muerto, que estaba sordo y ciego, sí, pero no muerto, aunque que ya no pesaba, su cuerpo se había disuelto en el agua, yacía en una oscuridad primitiva, en el fondo del mar, dulcemente mecido por la corriente, burbujas que subían a su alrededor, infinita paz.
    Rhardycompartió una citahace 4 meses
    Me dio la impresión de esos reclusos que se pasan años en una pieza a oscuras, o con una mínima iluminación, una ventanita en lo alto por la que entra, a las seis de la mañana, un rayo de sol, y que después de cierto lapso en la soledad y el silencio absoluto comprenden algo sobre sí mismos que no los abandona en lo que les resta de vida
    Rhardycompartió una citahace 4 meses
    “Telekinesis inconsciente, la llamamos. No se da cuenta cuando los mueve. Lo mueve en sueños, o los mueve un deseo no confesado.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)