Neil Gaiman

El Libro Del Cementerio

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Monserrat Montes de Ocacompartió una citahace 2 años
    Las criaturas a las que los mortales llaman «hombres lobo» o «licántropos» se autodenominan «sabuesos de Dios», pues sostienen que su transformación es un don del Creador, y ellos le corresponden con su tenacidad, ya que son capaces de perseguir a un ser malvado hasta las mismísimas puertas del infierno.
    Dayana Agudelocompartió una citael año pasado
    Por muy lejos que te vayas, nunca conseguirás huir de ti mismo. No sé si entiendes lo que quiero decir.
    Monserrat Montes de Ocacompartió una citahace 2 años
    Haz frente a tu vida,

    habrá dolor y también alegría
    lisreyesm2812compartió una citahace 2 años
    Les sucede lo mismo a aquellos que creen que marchándose a otro lugar serán más felices; tarde o temprano acaban descubriendo que no es así como funcionan las cosas. Por muy lejos que te vayas, nunca conseguirás huir de ti mismo.
    luna astaciocompartió una citahace 16 días
    Vibran sus huesos
    sobre el empedrado.
    Sólo es un desharrapado
    que se ha quedado sin dueño.
    Lu ROHLcompartió una citahace 20 días
    entre el presente y el futuro, estaba la vida; y Nad caminó a su encuentro con los ojos y el corazón abiertos de par en par.
    Lu ROHLcompartió una citahace 20 días
    Sabes ya qué es lo que vas a hacer? —le preguntó su madre.

    —Ver mundo —respondió Nad—. Meterme en líos; salir de ellos; conocer selvas, volcanes, desiertos, islas... Y conocer gente. Quiero conocer a mucha, muchísima gente.

    La señora Owens tardó unos instantes en reaccionar. Lo miró fijamente, y se puso a cantar una canción que a Nad le resultaba muy familiar. Era una nana que ella solía cantarle cuando era un bebé.

    Duerme, duerme mi sol,

    duerme hasta que llegue el albor.

    Cuando seas mayor,

    si no me equivoco,

    viajarás por todo el mundo.

    —No te equivocas, no —murmuró Nad—. Viajaré por todo el mundo.

    Besarás a una princesa,

    bailarás un poco,

    hallarás tu nombre

    y un tesoro ignoto...

    Entonces la señora Owens recordó la última estrofa y se la cantó a su hijo.

    Haz frente a tu vida,

    habrá dolor y también alegría,

    no dejes de explorar todos los caminos.

    —No dejes de explorar todos los caminos —repitió Nad—. Todo un reto, pero haré lo que pueda.

    Quiso abrazar a su madre, como cuando era un niño, pero fue como intentar abrazar una nube, pues allí ya no había nadie.
    Lu ROHLcompartió una citahace 20 días
    Quiero ver la vida. Quiero tocarla con mis manos. Quiero dejar mi huella en la arena de una isla desierta. Quiero jugar al fútbol. Quiero... —Nad se interrumpió—. Lo quiero todo.
    Lu ROHLcompartió una citahace 20 días
    —De verdad te lo digo, Nadie Owens, lo que hacéis los vivos con la vida es un verdadero despilfarro. Yo no sé para qué la quieres. Como mínimo, di que me echarás de menos.
    Lu ROHLcompartió una citahace 21 días
    Uno es siempre quien es, eso no cambia, pero uno va evolucionando continuamente, y no se puede hacer nada por evitarlo.
    Lu ROHLcompartió una citahace 25 días
    —¿Cómo has logrado que me olvide?

    —La gente prefiere olvidar lo imposible; les hace la vida más fácil.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Ah, escúchame bien, joven Leandro, joven Héroe, joven Alejandro! Si nada arriesgas, llegarás al fin de tus días y nada habrás ganado.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    —De todos los órganos que componen el ser humano —replicó Nehemiah Trot—, la lengua es el más extraordinario. Pues nos es necesaria tanto para paladear el néctar más delicioso como el más acerbo de los venenos, y con una misma lengua pronunciamos también las palabras más dulces y las más ultrajantes. ¡Ve en su busca y háblale sin más demora!
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Él está ahí fuera, en alguna parte, y quiere verte muerto —afirmó Liza—. Él mató a tu familia. Pero nosotros, los que vivimos en el cementerio, deseamos que sigas vivo. Queremos que sigas sorprendiéndonos, decepcionándonos, impresionándonos y asombrándonos. Vuelve a casa, Nad.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Los muertos no te decepcionan. Ellos ya vivieron su vida, y lo que hicieron, hecho está; nosotros no cambiamos. Pero los vivos siempre te decepcionan, ¿verdad? Conoces a un niño lleno de nobleza y valentía, y cuando crece, va y sale huyendo...
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    se iría a algún lugar donde nadie lo conociera y se pasaría el día metido en una biblioteca, leyendo libros y escuchando respirar a la gente.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    «¿Qué hay que hacer exactamente para crear un punto frío en el aire?», le preguntó, y «Creo que ya domino bastante bien el Miedo, pero ¿cómo lo hago para llegar al Terror?», y el señor Pennyworth suspiró, carraspeó e intentó explicárselo lo mejor que pudo; y cuando acabaron la clase, eran más de las cuatro de la madrugada.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Las ramas arañaban los ventanales más altos, como si pidieran permiso para entrar. Silas se sacudió una imaginaria mota de polvo de la manga, con una uña tan afilada como una espada.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Mira, en el cementerio, he aprendido mucho: ya sé cómo realizar la Desaparición y la Aparición, sé cómo abrir una puerta ghoul y conozco todas las constelaciones. Pero hay todo un mundo en el exterior, y en ese mundo hay mares, islas, naufragios y cerdos. A ver, lo que quiero decir es que está lleno de cosas que aún no conozco. Y mis profesores me han enseñado muchas cosas, pero yo necesito aprender mucho más. Precisamente, para poder sobrevivir ahí afuera cuando llegue el momento.
    Lu ROHLcompartió una citael mes pasado
    Pues, que tú no estás vivo, pero sales por ahí y haces cosas.

    —Yo soy lo que soy, ni más ni menos. Como bien dices, no estoy vivo. Pero cuando me llegue el final, simplemente dejaré de existir. La gente como yo es, o no es. No sé si me entiendes.

    —La verdad es que no.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)