Citas de “Bola de sebo” de Guy de Maupassant

Le habló con ese tono familiar, paternal, un poco desdeñoso que los hombres serios emplean con las rameras; la llamaba "mi hija querida", la trataba desde lo alto de su posición social, de su honorabilidad indiscutida.
La angustia de la espera hacía desear la llegada del enemigo.
Si uno se venga de alguien que lo ha perjudicado está mal, puesto que lo condenan; pero cuando exterminan a nuestros muchachos como presas de caza, con fusiles, está bien, puesto que dan condecoraciones al que destruye más.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)