Citas de “Si llueve no me culpes” de Manuel Gutiérrez Tutor

Hola
Holacompartió una citahace 3 años
Separación
Ahora te toca morir en mí,
para que algún día renazcas
en mi corazón
convertida en una rosa,
convertida en una flor
que quise que fueras
y que el destino aplacó.
Rudy Rodrigo Melgar
Rudy Rodrigo Melgarcompartió una citahace 3 años
Batallé contra la cordura
y la victoria me supo a poco.
adryycs4525
adryycs4525compartió una citaanteayer
Cruzando mis piernas

rocé tu olvido.
Matheus Gregorio
Matheus Gregoriocompartió una citahace 2 meses
Blandiendo con mis manos mi abdomen dispuesto
expulsaré de mí el mal que llevo dentro.
Rodolfo Munguía
Rodolfo Munguía compartió una citahace 4 meses
Meciendo tu sexo me aturdes,

mencionando tu nombre me gustas,

mintiendo tu vida me aburres,

montando en mis lomos me asustas
Teresa Thoto
Teresa Thotocompartió una citahace 9 meses
Justicia
¿Acaso esperas con temor

al punzante día

que te clave en tu espalda sucia

el aguijón de la justicia?

¡Llegará!

Y que el rojo que emane de tu boca

sea el descanso aplaudido

de quienes vieron que su sangre

se despedía

para no volver jamás.
Teresa Thoto
Teresa Thotocompartió una citahace 9 meses
¡Bendito sea el mar,

que por una gota perdida,

tan ancha es su vida

que su castigo es no castigar!
Teresa Thoto
Teresa Thotocompartió una citahace 9 meses
¿Aún preguntas?
Pasearía mañana por tus labios, al amanecer,

saludando todavía a mi luna,

haría de tu piel carne mía

a la que poder palpar con cautela y lascivia.

Entraré en tu cuerpo

aventurándome en mi ceguera cuerda.
Teresa Thoto
Teresa Thotocompartió una citahace 9 meses
Nacer
Golpe seco y rotundo

acarició mi paladar,

justo y propicio lugar

para que fallezca el nudo

de este poeta tartamudo…

Y en sus ojos poder ver el mar.

De tu huerta, mujer, sorprendes con la vida,

fruto inhalador de cálidas cunas,

sutil regalo que aleja las brumas,

llama que aúlla al alma distraída

de mi pudorosa e impaciente semilla…

¡Y en sus ojos poder ver la luna!
Teresa Thoto
Teresa Thotocompartió una citahace 9 meses
Iluminaré tus labios agrietados con la luz de la noche

que me escupirá la luna,

tu luna, que haré algún día mía.
Jose Chang Salazar
Jose Chang Salazarcompartió una citahace 2 años
Es que ellos ya conocen el misterio de la vida,
se han adelantado a nosotros, ¡dichosos!,
Grax Mendez
Grax Mendezcompartió una citahace 2 años
Amor inseguro
Tengo prisa por ir despacio.
Me emborracha tu lucidez.
No sé tocar fondo en la piscina
si no camino por ella vacía.
Mi música es tan ciega
que no sé si estoy sordo.
Acaricio cactus desnudos
y jamás cruzo en rojo.
Me encandila el pozo de tus ojos.
Piso charcos pequeños
para no llegar seco al grande.
A boca descubierta me hundiré en ti.
Me escondo entre puertas cerradas
en una habitación sin paredes.
Mi sueño abigarrado
morirá en tus labios
Grax Mendez
Grax Mendezcompartió una citahace 2 años
Amor o locura
Si me tiembla la voz
al igual que mis manos,
aún pasaran cien caballos
con su galope veloz.
La noche esconder al día,
tapar con tu cabello el sol.
No sentir mis manos frías,
llenar mis ojos de calor.
Será que embrujado me haces con tu magia grata,
buscando en los rincones tu sonrisa y tu alma.
Si me tiembla la voz
al igual que mis manos,
aún llovieran cien mil clavos
degollando mi estupor.
Grax Mendez
Grax Mendezcompartió una citahace 2 años
Y llegas tú
La palidez de mi ventana me anuncia amanecer,
incrustando en mi mirada un tedioso nacer,
paciente te he esperado para poderte ver,
mas con mi humo masticado tu luz podré esconder.
Mis pupilas ensordecedoras
te gritan, te lloran.
Luz, haz caso a mis plegarias,
el humo de mis labios te implora.
Grax Mendez
Grax Mendezcompartió una citahace 2 años
Separación
Ahora te toca morir en mí,
para que algún día renazcas
en mi corazón
convertida en una rosa,
convertida en una flor
que quise que fueras
y que el destino aplacó.
Rudy Rodrigo Melgar
Rudy Rodrigo Melgarcompartió una citahace 3 años
Tengo prisa por ir despacio.
dariopena2017
dariopena2017compartió una citahace 3 años
Ya no la he visto desde aquel día, pero hace poco, un viejo amigo, compañero de clase, recordando antiguos tiempos en los que todavía teníamos pelo, me susurró que creyó verla detrás de la iglesia, donde ahora estoy, que creyó verla arrodillada, pero no rezando, sino elevándose de una manera diferente a como solía hacerlo cuando andaba.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)