Salvador Canals Navarrete

Ascética meditada

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Acaba siempre tu examen con un acto de Amor –dolor de Amor–: por ti, por todos los pecados de los hombres... –Y considera el cuidado paternal de Dios, que te quitó los obstáculos para que no tropezases
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    La imaginación, además, es la gran aliada de la sensualidad y del amor propio. ¡Qué novelas te hace vivir!: fantásticos ensueños en los cuales eres el héroe, el personaje que triunfa: fantasmas que acarician tu ambición, tu deseo de mandar y de ser admirado, tu vanidad.
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    veces, admitimos en nuestra vida a otros fantasmas... Vienen de lejos: son los temores a los peligros futuros. Son temores a cosas o a peligros que ahora no existen y que no sabemos si se realizarán, pero que vemos presentes y actuales en nuestra imaginación, haciéndolos más trágicos.
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Pero no olvides, amigo mío, que necesitas de armas para vencer en esta batalla espiritual. Y que tus armas han de ser éstas: oración continua; sinceridad y franqueza con tu director espiritual; la Santísima Eucaristía y el Sacramento de la Penitencia; un generoso espíritu de cristiana mortificación que te llevará a huir de las ocasiones y a evitar el ocio; la humildad del corazón, y una tierna y filial devoción a la Santísima Virgen:
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    ¡luego las tentaciones tejerán tu corona!
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    la voluntad puede consentir y admitir en el alma el pecado. Entre tanto, suceda lo que suceda, el Señor está contigo, en tu alma, aunque no sientas su presencia, aunque no gustes de su compañía
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Abre todavía más los ojos de tu alma: el Señor permite la tentación y se sirve de ella providencialmente para purificarte, para hacerte santo, para desligarte mejor de las cosas de la tierra, para llevarte a donde Él quiere y por donde Él quiere, para hacerte feliz en una vida que no sea cómoda, y para darte madurez, comprensión y eficacia en tu trabajo apostólico con las almas, y... sobre todo para hacerte humilde, muy humilde.
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Nuestro Señor sabe perfectamente hasta qué punto puedes resistir y
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    ¡Escúchame! ¡Se puede vencer siempre! Omnia possum!, ¡todo lo puedo! Si luchas y pones los medios, la victoria es tuya.
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Sin embargo, deseo añadir una cosa: el peligro mayor para las almas tentadas y atribuladas es el desaliento,
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    qui seminat in lacrimis in exultatione et metet, quien siembre con lágrimas, cosechará con alegría.
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    cambio, el que hace y hace mucho es siempre criticado y lo es por todos
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    hermano defendido por hermano, es como ciudad
    b1454245412compartió una citahace 5 años
    Te falta esta serenidad cuando te irritas contigo mismo y cuando pierdes la paz, al ver que tus progresos en los caminos del Señor son lentos
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)