Ciudad Carbón Destartalada, GIFT FORAINE AMUKOYO
Libros
GIFT FORAINE AMUKOYO

Ciudad Carbón Destartalada

Inferknow es un barrio lleno de fallas. Para que un amanecer hermoso aparezca sobre el desvencijado medio ambiente, la ciudad necesitaría una reconstrucción total.
Ezekiel jura alejarse de Gloria hasta que tenga el dinero suficiente para sacar a su madre del burdel Buenas Noches. Su decisión lo hace correr detrás de un autobús en movimiento con una voluntad imprudente.
Rachel busca la ayuda de un hombre al que nunca amó. Caminan tomados de la mano como amantes para huir de una escena de un crimen.
El oír que Faith corteja incesantemente a un cliente le rompe el corazón a Joel. Se queda pasmado al ver a su distanciada esposa en el burdel Buenas Noches. Un aura de rosas y espinas podridas lo obsesionan. ¿Cómo podrá hacer desaparecer la fragancia mixta del cuerpo de ella?
Inferknow estaba organizada de forma mezquina. Las casas de bajo costo de construcción tosca se apiñaban en grandes cantidades y nunca carecían de ocupantes. Con unas paredes delgadas que separaban a un inquilino del otro, las conversaciones en los apartamentos parecían una reunión en el ayuntamiento de la ciudad. En esta sociedad paralizada, ningún acto se mantenía privado. Los residentes observaban conscientemente todo tipo de peligro, desde botellas voladoras hasta balas perdidas.
Las chozas que bordeaban la costa eran más caras. Las personas que vivían cerca de la orilla del lago podían alimentar a los peces con sus desechos y respirar bocanadas de aire fresco. Los transeúntes se tapaban las narices debido al hedor apestoso que salía de las heces humanas en descomposición. El vecindario necesitaba una intervención ambientalista de salud antes de que un posible brote de enfermedad cayera sobre todos los habitantes.
Cerca del canal abierto, algunos adolescentes jugaban cartas en un desgastado tablero de billar. Estalló una pelea porque algunos hicieron trampa y el tablero de billar se convirtió en un ring de lucha libre. Las chicas se turnaban para saltar las cuerdas que giraban rápidamente. Un niño de seis años, lloraba con medio cubo de bollos fríos sobre la cabeza.
El niño recordaba lo que su madre le había advertido. ‘No regrese con un solo bollo o de lo contrario, tendrás tu lengua para cenar. ¿Está claro? Él asintió.
Tuvo suerte. Unos gánsteres le preguntaron la razón de su angustia. Los gánsteres le compraron la merienda completa y la distribuyeron a los niños que estaban alrededor. Una mujer, que fumaba un tabaco junto a un tanque de agua, le dio unas palmaditas en la espalda y le dio doscientos Nairas. Dobló el dinero en pequeños pliegues, que escondió en su cabello tupido y le hizo un saludo militar.
La ciudad era un lugar para hombres, mujeres y niños ingeniosos con extremidades nerviosas. La pereza solo traía hambre, denigración y opresión; los mendigos no luchaban en estas calles.
La población era multifacética. Los funcionarios asignados al censo siempre tenían dificultades para mantener al día el número de personas que vivían en Inferknow. Los residentes no respetaban las normas morales de la sociedad, sólo los dictados de la dura vida de la calle, el duro destino de la realidad. El imponente sistema opresor no asustaba a estas personas. Su preocupación era cómo manejar las circunstancias del mundo lo mejor que podían. Creían que un gran instrumento de cambio podría nacer entre uno de ellos; solo necesitaban una razón para continuar la lucha y quizás habría una luz al final del túnel.
76 páginas impresas
Publicación original
2020
Editorial
Tektime
Traductor
Simon Molina

Opiniones

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)