Joseph Conrad

El corazón de las tinieblas

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
palabra “marfil” resonaba en el aire, se susurraba, se suspiraba. Uno hubiese dicho que estaban rezándole.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
individuos tienen papel esencial y contradicen el excesivo determinismo de quienes buscan en las circunstancias la explicación de todo.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
una época durablemente impregnada por el realismo y el naturalismo, por la descripción amarga de unos seres humanos estrictamente condicionados por su medio y herencia.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
El siglo XIX es la época de las grandes novelas, de las narraciones de aventuras que corresponden, en la vida real, a la expansión de los europeos por los cinco continentes,
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
corazón del mundo industrializado era en el siglo XIX Londres, la «Madre de las Ciudades» en palabras de la época, y su sangre las vías fluviales y marítimas cuyo libre tránsito se consideraba esencial.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
El siglo XIX se cierra, y el XX se abre, con un conflicto entre torpe colonialismo y proyecto de civilización y progreso, universalidad de los valores humanos y facilidad del retroceso a la barbarie, conflicto que, de hecho, continúa hasta el día de hoy.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
Navegación y comercio, junto con ferrocarriles, técnica y auge demográfico, impulsaban la Revolución Industrial, y las compañías inglesas, francesas, holandesas, belgas extraían con avidez materias primas, productos exóticos y un elemento, el marfil, que se había convertido en fetiche y símbolo de riqueza. España, mientras, languidecía en el recuerdo de sus perdidas provincias americanas
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
un interior que era la pura imagen del «otro», de un espacio, una humanidad y un ambiente ajenos en todo al mundo civilizado.
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
continente de fronteras artificialmente trazadas a escuadra y cartabón (como revelan todavía los mapas) por las grandes potencias europeas,
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
En el último año del siglo XIX, que es cuando se escribe esta novela, África no era ya la «tierra de leones» que vagamente cartografiaban los antiguos, pero aún había en ella espacios ignotos y era recorrida por exploradores que buscaban territorios míticos:
Paula Ortiz Ayalacompartió una citael año pasado
l horror que puede residir —que probablemente reside— en tu interior, en el de cada uno de los otros, como un monstruo que hiberna cubierto por el pelaje de las civilizadas circunstancias, allá en el fondo, ignorado como un alien, pero capaz cuando se alza de ocupar la persona toda.
Mizzcompartió una citahace 3 años
Hay algo patéticamente infantil en las ruinas de muros de hierba.
Mizzcompartió una citahace 3 años
con un sonido misterioso, como si el ritmo desgarrado de la tierra herida se hubiese vuelto de repente audible.
Mizzcompartió una citahace 3 años
Ya sabéis que no soy especialmente sensible; he tenido que golpear y defenderme. Algunas veces he tenido que resistir y que atacar —sólo hay una forma de resistir— sin tener en cuenta el coste exacto, según las exigencias del tipo de vida con la que me he ido tropezando.
Mizzcompartió una citahace 3 años
Estaban construyendo un ferrocarril. El acantilado no estorbaba ni cosa parecida, pero aquella voladura sin objeto era el único trabajo que se llevaba a cabo.
Mizzcompartió una citahace 3 años
la alegre danza de muerte y comercio continuaba en una atmósfera silenciosa y terrenal, como en una recalentada catacumba
Mizzcompartió una citahace 3 años
Observar una costa mientras se desliza junto al barco es como pensar en un enigma. Ahí está, delante de uno, sonriente, hosca, acogedora, grandiosa, insignificante, insípida o salvaje, y siempre muda, con aire de susurrar “Ven y descubre”.
Mizzcompartió una citahace 3 años
Eran conquistadores, y para eso uno necesita únicamente fuerza bruta... nada de que presumir si se tiene, dado que la fuerza es sólo algo accidental que surge de la debilidad de otros.
Mizzcompartió una citahace 3 años
El sol se puso; la oscuridad descendió sobre la corriente y comenzaron a aparecer luces a lo largo de las orillas.
Mizzcompartió una citahace 3 años
La corriente de la marea va y viene en su tarea incesante, colmada de recuerdos de hombres y barcos que ha llevado al descanso del hogar o a las batallas marítimas.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)