William Shakespeare

Romeo y Julieta

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
¿Por qué encuadernaste tan bellamente un libro de tan perversa lectura?
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
¿Pero me podría decir alguno de vosotros dónde está el joven Romeo?

ROMEO.- Yo te lo podré decir, y por cierto que ese joven será ya más viejo cuando le encontréis, que cuando empezabais a buscarlo. Yo soy Romeo, a falta de otro más joven.
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
¡Qué bien se burla del dolor ajeno quien nunca sintió dolores. .. !
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
BENVOLIO.- Hazte libre. Fíjate en otras.

ROMEO.- Así brillará más y más su hermosura. Con el negro antifaz resalta más la blancura de la tez. Nunca olvida el don de la vista quien una vez la perdió. La belleza de una dama medianamente bella sólo sería un libro donde leer que era mayor la perfección de mi adorada. ¡Adiós! No sabes enseñarme a olvidar.
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
Amor es fuego aventado por el aura de un suspiro; fuego que arde y centellea en los ojos del amante. O más bien es torrente desbordado que las lágrimas acrecen. ¿Qué más podré decir de él? Diré que es locura sabia, hiel que emponzoña, dulzura embriagadora.
Mei
Meicompartió una citael mes pasado
BENVOLIO.- Muy madrugador estás.

ROMEO-. ¿Tan joven está el día?

BENVOLIO.- Aún no han dado las nueve.

ROMEO.- ¡Tristes horas, cuán lentamente camináis!
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
La vida es mi tortura y la muerte será mi descanso.

Romeo y Julieta
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
En tus ojos hay marca de lágrimas, y en ese mar navega la barca de tus ansias, y tus suspiros son el viento que la impele.
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
El verdadero amor es más pródigo de obras que de palabras
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
Nada violento es duradero: ni el placer ni la pena: ellos mismos se consumen como el fuego y la pólvora al usarse. La excesiva dulcedumbre de la miel empalaga al labio. Ama, pues, con templanza
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
Pero por muchas penas que vengan no bastarán a destruir la impresión de este momento de ventura. Junta nuestras manos, y con tal que yo pueda llamarla mía, no temeré ni siquiera a la muerte, verdugo del amor.
Jose Xerep
Jose Xerepcompartió una citael año pasado
en lecho donde reposa la juventud ajena de todo pesar y duelo, infunde en los miembros deliciosa calma el blanco sueño.
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
rosa no dejaría de ser rosa, y de esparcir su aroma, aunque se llamase de otro modo.
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
alma? Nada me dijo. Pero ¿qué importa? Sus ojos hablarán, y yo responderé. ¡Pero qué atrevimiento es el mío, si no me dijo nada! Los dos más hermosos luminares del cielo la suplican que les sustituya durante su ausencia
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
Sal, hermoso sol, y mata de envidia con tus rayos a la luna, que está pálida y ojeriza porque vence tu hermosura cualquier ninfa de tu coro. Por eso se viste de amarillo color. ¡Qué necio el que se arree con sus galas marchitas! ¡Es mi vida, es mi amor el que aparece! ¿Cómo podría yo decirla que es señora de mi
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
MERCUTIO.—De sueños voy hablando, fantasmas de la imaginación dormida, que en su vuelo excede la ligereza de los aires, y es más mudable que el viento
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
ROMEO.—¡Delicado el amor! Antes duro y fuerte y punzante como el cardo
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
Hemos encontrado el amor junto al odio; amor discorde, odio amante; rara confusión de la naturaleza, caos sin forma, materia grave a la vez que ligera, fuerte y débil, humo y plomo, fuego helado, salud que fallece, sueño que vela, esencia incógnita. No puedo acostumbrarme a tal amor
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
ROMEO.—¿Por qué, si pintan ciego al amor, sabe elegir tan extrañas sendas a su albedrío?
Patricia Ramirez
Patricia Ramirezcompartió una citael año pasado
SEÑORA DE MONTESCO.—Dicen que va allí con frecuencia a juntar su llanto con el rocío de la mañana y contar a las nubes sus querellas, y apenas el sol, alegría del mundo, descorre los sombríos pabellones del tálamo de la aurora, huye Romeo de la luz y torna a casa, se encierra sombrío en su cámara, y para esquivar la luz del día, crea artificialmente una noche.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)