Elías Canetti

El libro contra la muerte

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Vania Vargascompartió una citahace 7 meses
    On the night following the 14th Sha’bán (the eighth month of the Muslim year) special services are hold in all mosques. The traditional reason is that «on this night the Lote-tree of Paradise, on the leaves of which are inscribed the names of all living persons, is shaken, and the leaf of any mortal who is predestined to die during the ensuing year falls withering to the ground».*
    Patricia Labarthecompartió una citahace 9 meses
    Es sin duda molesto que en la relación con la muerte coincidan dos elementos tan contrarios: la muerte de los otros y la propia.
    Patricia Labarthecompartió una citahace 9 meses
    Se muere con demasiada facilidad. Morir debería ser mucho más difícil. PDH
    Patricia Labarthecompartió una citahace 9 meses
    No quiere volver a morir nunca más.
    Patricia Labarthecompartió una citahace 9 meses
    a expresión espacial de esta tensión es el intenso deseo de traspasar un límite, como si éste no existiera. En el vuelo, la libertad se remonta hasta el antiguo sentimiento místico de ascender hacia el sol. La libertad en el tiempo es la superación de la muerte, y nos sentimos contentos cuando logramos aplazarla más y más. La libertad entre las cosas es la disolución de los precios, y el despilfarrador ideal, un hombre muy libre, nada desea tanto como una variación incesante de los precios, no sometida a norma alguna, una variación mudable como el clima, no influenciable y ni siquiera realmente predecible. No hay ninguna libertad «para algo»; la gracia y la dicha de la libertad es la tensión del ser humano que quiere ir más allá de sus propias barreras y, para cumplir este deseo, elige siempre las barreras más perversas. Alguien que quiera asesinar tendrá que enfrentarse a las terribles amenazas que acompañan la prohibición de matar, y si estas amenazas no lo hubieran torturado tanto, seguro que se habría cargado de tensiones más afortunadas. – Pero el origen de la libertad se encuentra en el respirar. Todo el mundo ha podido siempre inhalar
    Patricia Labarthecompartió una citahace 9 meses
    Pero el origen de la libertad se encuentra en el respirar. Todo el mundo ha podido siempre inhalar cualquier aire, y la libertad de respirar es la única que no ha sido realmente destruida hasta el día de hoy. PDH
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    asesinatos. Todos los que se dejaron robar sus recuerdos. Todos los que jamás cedieron a su orgullo. Todos los que no se avergonzaron de los honores recibidos. Todos los que no pudieron empequeñecerse ni desaparecer. Todos los que no supieron mentir sin que sirviera para algo. Todos los que temblaron ante el rayo de la verdad. Todos los que no estaban ávidos de los dioses muertos. Todos los que no se familiarizaron con aquellos cuya lengua no comprendían. Todos los que no dejaron en libertad a los esclavos. Todos los que no se ahogaron en la conmiseración. Todos los que se avergonzaban de no haber matado a nadie. Todos los que no se dejaron saquear por gratitud. Todos los que no se negaban a abandonar la tierra. Todos los que no podían olvidar lo que es un enemigo. Todos los que no se vanagloriaban de andar erguidos. Todos los que no se regalaban pobremente. Todos los que no se dejaban estafar y todos los que olvidaban hasta qué punto habían sido estafados. Todos los que no le cortaban la cabeza a su arrogancia, todos los que no sonreían por sabiduría. Todos los que no se reían por nobleza de espíritu. Todas las vidas desperdiciadas.
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    odas las vidas desperdiciadas. Todos aquellos que no fueran amados. Todos aquellos que no pudieron amar. Todos los que no pudieron cuidar a un niño. Todos los que no viajaron. Todos los que no conocieron la diversidad de los animales. Todos los que no escucharon lenguas extranjeras. Todos los que no se asombraron de las credulidades. Todos los que no se pelearon con la muerte. Todos los que no se sintieron embargados por la necesidad de saber. Todos los que no pudieron olvidar su excesivo saber. Todos los que nunca se tambalearon. Todos los que nunca dijeron que no. Todos los que no soñaron con el fin de los asesina
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    Toda muerte rompe la cohesión de la intrincada red que es el mundo. APS
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    Sólo se cumplen los deseos mezquinos, superfluos, desvergonzados. Los grandes, los dignos de un ser humano, no llegan a realizarse.
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    s mejor vivir tan intensamente que nadie pueda morir. HAM
    Nadie me convencerá de la excelencia de matar, sé lo que se siente al hacerlo sin haber matado yo mismo, es menos valioso que un solo aliento del asesinado o del asesino.
    La mano que forma una sola letra es más grande que la mano que mata; y el dedo que haya contribuido a perpetrar una muerte deberá secarse antes de que tenga tiempo de encorvarse. ¡Como si no bastase con que la gente se muera, como si encima tuvieran que echarle una mano! HAM
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    no que ha concluido la obra de su vida a los treinta años y luego alcanza los cien años de edad. Tiene tiempo para vivir su gloria, su olvido y su redescubrimiento.
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    xiste una diferencia fundamental entre los muertos en general y los propios muertos, a los que uno ha conocido bien. Expresa exactamente la diferencia entre masa e individuo.
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    hay demasiados muertos. PDH
    La muerte tiene una manera muy suya de deslizarse furtivamente entre sus enemigos, de minar su voluntad de lucha, de desmoralizarlos. No cesa de presentarse como la solución radical, nos recuerda que fuera de ella no existe todavía ninguna solución verdadera. Quien vive mirándola siempre fijamente con odio, se acostumbra a ella como al único punto cero existente. Pero ¡cómo crece ese cero!, ¡cómo de pronto confiamos en él, porque ya no podemos confiar en nada más!, ¡cómo nos decimos: esto es lo que nos queda, y nada más! La muerte abate cuanto se halla próximo a nosotros, y cuando ya no podemos más de dolor, nos dice sonriendo: «No eres tan impotente como te imaginas, tú también puedes abatirte a ti mismo, y a tu dolor contigo». Nos prepara los dolores de los cuales ella puede luego rescatarnos. ¿Qué juez torturador ha comprendido nunca mejor su oficio? PDH
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    Dios, un paranoico que destruye a los hombres porque se siente perseguido por ellos.
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    nces ya nadie más morirá.
    El pensamiento más grande y más mortífero fue el cero. ¿No será que procede de la muerte?
    michelmurakamicompartió una citael año pasado
    , sin embargo, no quiero dar mi corazón al Moloc para que lo devore. No quiero odiar. Odio el odio. Lo odio más que nunca. Me da miedo. Tiene que seguir habiendo culpa e inocencia, para que sólo los culpables perezcan. Hay que marcar las regiones de un hombre, y las mejores tienen que ser capaces de absolverlo de las malas. ¡Nada de tempestades de venganza! ¡Nunca más Yavé! ¡No enviar nada a la muerte! ¡La muerte es nada!
    Para matar a los emigrantes, esta guerra ha inventado un método propio: mata a todos sus parientes en el continente.
    Alberto Firacompartió una citahace 2 años
    envejecimiento como renuncia a moverse. Primero se viaja por todo el mundo. Luego se instala uno en una ciudad. Al cabo de unos años, se limita a la casa y después a la habitación. La habitación se convierte en un asiento. El anciano ya no se levanta de su asiento y ahí se duerme.
    Alberto Firacompartió una citahace 2 años
    No cesa de presentarse como la solución radical, nos recuerda que fuera de ella no existe todavía ninguna solución verdadera.
    Alberto Firacompartió una citahace 2 años
    Son las horas en que estamos solos las que definen la diferencia entre la vida y la muerte.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)