Kiera Cass

La heredera

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
  • Marlene.compartió una citahace 8 años
    —¿Acaso tengo otra opción?
    Papá cogió aire y meditó la respuesta.
    —En realidad, cariño, tienes treinta y cinco opciones.
  • Julieta Davalos Sosacompartió una citahace 7 años
    No creo que nadie sepa lo que busca hasta que lo encuentra.
  • Yaocompartió una citahace 4 años
    No esperaba encontrar el amor que compartían mis padres, o lo que Ahren sentía por Camille. Pero… quizá podía conocer a alguien especial. Una persona que deseara besarme incluso cuando tuviera un resfriado o que estuviera dispuesta a darme un masaje después de un largo día de reuniones. A lo mejor podía encontrar a alguien que no me asustara, a quien pudiera abrirle las puertas de mi alma. Pero eso ya sería pedir demasiado.
  • Yaocompartió una citahace 4 años
    Te pones una coraza y no permites que la gente te conozca tan bien como yo. Pero sé que, al final, esos chicos captarán un destello de lo que se esconde en tu interior.
  • Yaocompartió una citahace 4 años
    Ahren miraba a Camille como si gracias a ella saliera el sol cada mañana. Era bonito verle así, hechizado por aquella jovencita. Y eso hizo que me diera cuenta de que nunca nadie me había mirado de ese modo.
  • Jose Alfredo Corona Ruizcompartió una citahace 4 años
    Hay ciertas cosas que uno no aprende de sí mismo hasta que otra persona entra en el rincón más íntimo de su corazón
  • Montse Francocompartió una citahace 5 años
    Pero, a veces, aquello que llevas años anhelando aparece por la puerta, decidido a eludirte, a huir de ti. Y, sin embargo, al final te das cuenta de que siempre hay alguien para ti
  • Nayra Gomezcompartió una citahace 2 meses
    De todos modos, ahora no podía permitirme el lujo de echarme atrás. Por mi propio bien y por el de mi familia, tenía que acabar la Selección.

    Y, cuando lo hiciera, tendría un anillo en el dedo
  • Nayra Gomezcompartió una citahace 2 meses
    Al ver a los diecinueve seleccionados doblar la esquina, me quedé sin palabras, emocionada.

    Kile fue el primero en hablar.

    —Hemos venido a rezar.

    Los ojos se me llenaron de lágrimas.
  • Nayra Gomezcompartió una citahace 2 meses
    Henri siempre dice que cuando uno está furioso, la mirada cobra la misma fuerza que un puñetazo. No eres vulnerable
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)