bookmate game
Gratis
Francisco de Quevedo y Villegas

Sueños

  • Alejandra Arévalocompartió una citahace 5 años
    Los sueños dice Homero que son de Júpiter y que él los envía, y en otro lugar que se han de creer.
  • aliomihookscompartió una citahace 4 meses
    alusiones a Mahoma, Lutero y Judas
  • aliomihookscompartió una citahace 4 meses
    En los Sueños, Quevedo hace una sátira de las distintas profesiones y estatus sociales
  • Jose Lopezcompartió una citahace 4 años
    todos. Yo creí que las mujeres se morían cuando se volvían dueñas, y que las dueñas no
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    Leí con admiración las cinco profecías de Pero Grullo, y estaba meditando en ellas cuando por detrás me llamaron. Volvime, y era un muerto muy lacio y afligido, muy blanco y vestido de blanco, y dijo:

    —Duélete de mí, y si eres buen cristiano, sácame de poder de los cuentos de los habladores y de los ignorantes que no me dejan descansar, y méteme donde quisieres.

    Hincose de rodillas, y despedazándose a bofetadas, lloraba como niño.

    —¿Quién eres —dije— que a tanta desventura estás condenado?

    —Yo soy —dijo— un hombre muy viejo a quien levantan mil testimonios y achacan mil mentiras; yo soy el Otro, y me conocerás, pues no hay cosa que no lo diga «el Otro», y luego, en no sabiendo cómo dar razón de sí, dicen: «Como dijo el Otro». Yo no he dicho nada, ni despego la boca. En latín me llaman quidam, y por esos libros me hallarás abultando renglones y llenando cláusulas. Y quiero, por amor de Dios, que vayas al otro mundo y digas cómo has visto al Otro, en blanco, y que no tiene nada escrito, y que no dice nada, ni lo ha de decir ni lo ha dicho, y que desmiente desde aquí a cuantos me citan y achacan lo que no saben, pues soy el autor de los idiotas y el texto de los ignorantes. Y has de advertir que en los chismes me llaman «cierta persona», y en los enredos «no sé quién», y en las cátredas «cierto autor», y todo lo soy el desdichado Otro. Haz esto y sácame de tanta desventura y miseria.
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    diciendo a una doncella ahora la madre: «Hija, las mujeres bajar los ojos y mirar a la tierra y no a los hombres», responden: «Eso fue en tiempo del Rey Perico; los hombres han de mirar a la tierra, pues fueron hechos della, y las mujeres al hombre, pues fueron hechas dél»
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    —¿Dionos Dios una vida sola y tantas muertes?; ¿de una manera se nace y de tantas se muere? Si yo vuelvo al mundo, yo procuraré empezar a vivir.
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    ¿Gasté yo la vida en pretender con qué vivir, y cuando tuve con qué no tuve vida que vivir?
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    Holguéme de verla porque siempre había sospechado que los ingratos eran diablos, y caí entonces en que los ángeles, para ser diablos, fueron primero ingratos.
  • Samir Coley Galbáncompartió una citahace 4 años
    —¿Quién es —dije yo— aquel que está allí apartado haciéndose pedazos con estos tres, con tantas caras y figuras?

    —Ese es —dijo la Muerte— el Dinero, que tiene puesto pleito a los tres enemigos del alma, diciendo que quiere ahorrar de émulos, y que a donde él está no son menester, porque él solo es todos los tres enemigos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)