Andrés Neuman

Hacerse el muerto

    Jovani González Hernándezcompartió una citael año pasado
    He oído decir, yo mismo lo he repetido, que nadie pide nacer. Pero nacer por voluntad ajena nos compromete más: alguien nos ha hecho un regalo.
    Darshancompartió una citael año pasado
    He oído decir, yo mismo lo he repetido, que nadie pide nacer. Pero nacer por voluntad ajena nos compromete más: alguien nos ha hecho un regalo. Un regalo que, como es habitual, no habíamos pedido. La única manera coherente de rechazarlo sería suicidarse en el acto, sin la menor queja. Y nadie que acompañe a su madre renqueante, a su madre encogida a un hospital, pensaría en quitarse la vida. Lo que ella le ha regalado.
    Jovani González Hernándezcompartió una citael año pasado
    Siempre he opinado que la ausencia de dios nos libera de un peso insoportable. Pero más de una vez, al entrar o salir de un hospital, he echado en falta la clemencia divina
    Maggie Hallercompartió una citahace 16 días
    El tiempo nos deja huérfanos. La música nos adopta.
    Maggie Hallercompartió una citahace 16 días
    Quizá porque todo envidioso clásico esconde a un admirador contrariado.
    Maggie Hallercompartió una citahace 16 días
    Un milímetro antes de que el gatillo ceda, de que la bala viaje a la semilla del descanso, mis carcajadas invaden la habitación, rebotan contra los cristales, corretean entre los muebles, desordenan toda la casa. Me temo que también las escuchan mis vecinos, que para colmo deducen que soy un hombre feliz.
    Maggie Hallercompartió una citahace 16 días
    Al ver el mundo mientras no miro nada, al seguir pensando sin proponerme pensar, al notar en mí, con poderosa certeza, la selva de las arterias y la montaña rusa de los nervios, no solo confirmo que sigo vivo, sino algo incluso más impresionante. Experimento la única, pequeña, posible forma de trascendencia. Sobrevivo a mí mismo. Me deshago de la muerte jugando.
    charlee1810compartió una citahace 2 meses
    Y nadie que acompañe a su madre renqueante, a su madre encogida a un hospital, pensaría en quitarse la vida. Lo que ella le ha regalado.
    Manuel Eduardo Leon Alvarezcompartió una citahace 4 meses
    tiempo nos deja huérfanos. La música nos adopta.
    Manuel Eduardo Leon Alvarezcompartió una citahace 4 meses
    Los seres torturados cuentan con esa ventaja: obtienen de nosotros, no sé si injustamente, mayor benevolencia que aquellos que mantienen intacta su capacidad de goce. El dolor gratuito de los demás nunca nos ofenderá tanto como su felicidad bien ganada.
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    hay lugares que son un tiempo
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    que el sol sea imprevisible termina de darle su carácter de milagro
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    las cosas no se ordenan para que queden intactas, se acomodan para invitar al tiempo a que haga su trabajo
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    El tiempo nos deja huérfanos. La música nos adopta.
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    como todos los envidiosos clásicos, su furia se volvía de manera irremediable contra sus propios intereses y le iba arrebatando la poca felicidad de la que disponía
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    Nos tranquiliza creer que las grandes decisiones se toman poco a poco, se gestan con el tiempo. Pero el tiempo no gesta nada. Solo erosiona, resta, rompe.
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    Experimento la única, pequeña, posible forma de trascendencia. Sobrevivo a mí mismo. Me deshago de la muerte jugando.
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    ¿Por qué me fascina desde niño, y seguimos siendo niños, quedarme indefinidamente inmóvil, como una momia de mi propio futuro? ¿De dónde sale el agrio placer de asistir al cadáver que todavía no soy?
    jorgeracompartió una citahace 6 meses
    solía invocarse, quizá cobardemente, el supuesto peligro de realizar nuestros deseos, y solía omitirse la posibilidad siniestra de consumar nuestros temores
    Salmacompartió una citahace 9 meses
    El dolor gratuito de los demás nunca nos ofenderá tanto como su felicidad bien ganada.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)