David Diop

Hermanos de alma

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Por la verdad de Dios, así van las cosas, así va el mundo: todo tiene dos caras.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    dueño de la cuarta mano de mi colección no había hecho ningún mal, creo yo. Lo leí en sus ojos azules cuando lo destripé en la tierra de nadie, como dice el capitán. Vi en sus ojos que era buen chico, buen hijo, demasiado joven todavía para haber conocido mujer, pero un futuro buen marido, desde luego. Y he aquí que le tuve que caer yo encima como la desgracia y la muerte caen sobre la inocencia. Eso es la guerra: cuando Dios va por detrás de la música de los hombres, cuando no llega a tiempo de desenredar los hilos de demasiados destinos a la vez. Por la verdad de Dios, si es que no se puede culpar a Dios. ¿Quién sabe si no quería castigar a los padres del soldadito enemigo haciendo que mis manos negras lo mataran en la guerra? ¿Quién sabe si no quería castigar a sus abuelos porque no le dio tiempo a corregir las equivocaciones cometidas por ellos a través de sus propios hijos?
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    igual Dios llegó con un poco de retraso a castigar a la familia del soldadito enemigo.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Por la verdad de Dios, supe, entendí, como el capitán y los demás, que Jean-Baptiste quería morir, cabrear a los ojos azules enemigos para que le apuntasen.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    No hay que fumar en la guerra, delata uno su posición. Lo detecté por el humo del cigarrillo, por el humo azul que subía por el cielo de su trinchera.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Creo haber comprendido que lo que está escrito allí arriba no es más que una copia de lo que el hombre escribe aquí abajo. Por la verdad de Dios, creo que siempre le sacamos ventaja a Dios. Él solo puede constatar los destrozos. No puede ser que quisiera que yo pillase al soldadito de ojos azules en el hueco caliente de la trinchera enemiga.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Entonces Jean-Baptiste nos gritó: «¡Panda de capullos, habéis estrechado todos la mano de un enemigo, os tendrían que someter a un consejo de guerra!»
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Mejor, por la verdad de Dios, evitar indicarles nuestras posiciones por medio del humo azul de una fogata! Así que nuestros uniformes nunca están secos, así que nuestra ropa interior, toda nuestra ropa, siempre está húmeda. De manera que intentamos hacer pequeñas fogatas sin humo. Orientamos el conducto del horno de la cocina hacia atrás. Entonces, por la verdad de Dios, intentamos ser más pícaros que los enemigos de ojos azules penetrantes. Por lo tanto, el horno de la cocina era el único sitio donde podía secar las manos. Por la verdad de Dios, las he salvado todas, incluso la segunda y la tercera, que ya estaban bastante descompuestas.
    gustavo chiodicompartió una citahace 3 días
    Gandiol se seca el pescado de río o de mar al sol o ahumándolo después de salarlo bien pero que muy bien. Aquí no hay sol de verdad. No tenemos más que un sol frío que no seca nada. El barro siempre es barro. La sangre no se seca. Nuestros uniformes no se secan más que al fuego. Por eso encendemos fogatas. No solamente para intentar calentarnos: sobre todo para intentar secarnos.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    teniendo en cuenta que esperaba que volviésemos sanos y salvos él y yo a Gandiol después de la guerra, maté a Mademba Diop con mis palabras. No lo entiendo para nada.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Sin embargo, yo quería a Mademba, mi más que hermano. Por la verdad de Dios, cómo lo quería. Cuánto miedo tenía de que muriese, cómo deseaba que volviésemos los dos sanos y salvos a Gandiol. Yo estaba dispuesto a todo con tal de que conservase su vida. Lo seguía por todo el campo de batalla. E
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Comprenderás que no has acabado con él, cuando él te lo pedía, para no tener que reprocharte el haber terminado el sucio trabajo que comenzaste.» «Espera un poco», debió de cuchichearme mi espíritu, «enseguida comprenderás que tú fuiste el enemigo de ojos azules de Mademba Diop. Tú lo has matado con tus palabras, tú lo has destripado con tus palabras, tú le has devorado las entrañas con tus palabras.»
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Desde que decidí pensar por mi cuenta, no prohibirme nada en materia de pensamiento, he comprendido que no fue el enemigo de enfrente de ojos azules quien mató a Mademba. Fui yo. Lo sé, he entendido por qué no acabé con Mademba Diop cuando me lo suplicaba. «No se puede matar a un hombre dos veces»
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    campo sembrado de millones de pequeñas semillas de guerra metálicas que no dan fruto. Un campo de batalla cauterizado ideal para carnívoros.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Por desgracia, volví a hablarle de su arrogante tótem de corral la mañana de su muerte, poco antes de que el capitán Armand silbase la señal de ataque. Y por eso salió el primero de todos, salió disparado de la tierra hacia el enemigo de enfrente vociferando, para demostrarnos, a la trinchera y a mí, que no era un fanfarrón, que era valiente. Por mi culpa salió antes. Por culpa mía, de sus tótems y del derecho de burla a Mademba Diop lo destripó un enemigo de ojos azules medio muerto aquel mismo día.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Pero un tótem es una cosa más seria. Un tótem es tabú. Debes protegerlo, no te lo puedes comer.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    azar es demasiado absurdo. Quieren un responsable, prefieren pensar que la bala enemiga que los alcanzará la dirige, la guía, alguien malvado, malo, malintencionado. Creen que ese malvado, ese malo, ese malintencionado, soy yo. Por la verdad de Dios, piensan mal y muy poco. Piensan que si sigo vivo después de esos ataques, si ninguna bala me ha tocado, es porque soy un soldado hechicero.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Por la verdad de Dios, me quedé solo en la guerra.
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Ndiaye, último hijo del anciano, vi correr el rumor detrás de mí, medio desnudo, desvergonzado, como una muchacha de mala vida
    gustavo chiodicompartió una citahace 17 días
    Todo el mundo lo veía correr por delante, pero nadie me lo describía realmente. Pero al final sorprendí algunas palabras cuchicheadas y supe que el raro se había convertido en el loco, luego que el loco se había convertido en el hechicero. Soldado hechicero.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)