Citas de “Los cuatro jinetes del apocalipsis” de Vicente Blasco Ibáñez

Nicole Alcantara Morales
Nicole Alcantara Moralescompartió una citahace 5 años
Pero en la tierra, los más nobles propósitos rara vez son oídos,
Luisa Maldonado
Luisa Maldonadocompartió una citahace 6 meses
Esta novela la escribí en París cuando los alemanes estaban a unas docenas de kilómetros de la capital, y bastaba tomar un automóvil de alquiler en la plaza de la Ópera para hallarse en menos de una hora a pocos metros de sus trincheras, oyendo sus conversaciones a través del suelo siempre que cesaba el traquetear de fusiles y ametralladoras, restableciéndose el silencio sobre los desolados campos de muerte.
Nicole Alcantara Morales
Nicole Alcantara Moralescompartió una citahace 5 años
Además, ¿no iban á casarse tan pronto como les fuese posible?...
mariano alcantara torres
mariano alcantara torrescompartió una citahace 22 días
julio de 1914 noté los primeros indicios de la próxima guerra europea, viniendo de Buenos Aires a las costas de Francia en el vapor alemán König Friedrich August. Era el mismo buque que figura en los primeros capítulos de esta obra. No quise cambiar ni desfigurar su nombre. Copias exactas del natural son también los personajes alemanes que aparecen en el principio de la novela.

Los oí hablar con entusiasmo de la guerra preventiva y celebrar, con una copa de champaña en la mano, la posibilidad, cada vez más cierta, de que Alemania declarase la guerra, sin reparar en pretextos. ¡Y esto en medio del Océano, lejos de las grandes agrupaciones humanas, sin otra relación con el resto del planeta que las noticias intermitentes y confusas que podía recoger la telegrafía sin hilos del bu
Cinthya R Angeles H
Cinthya R Angeles Hcompartió una citael mes pasado
Es la guerra -continuó el consejero-, la guerra preventiva que necesitamos. Rusia crece demasiado aprisa y se prepara contra nosotros. Cuatro años más de paz, y habrá terminado sus ferrocarriles estratégicos y su fuerza militar, unida a la de sus aliados, valdrá tanto como la nuestra. Mejor es darle ahora un buen golpe. Hay que aprovechar la ocasión… La guerra. ¡La guerra preventiva!
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 5 meses
En todas partes hay buenas personas»
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 5 meses
que había convertido cada población en un hospital.

Por la
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 6 meses
Veinticuatro horas representaban las inquietudes, la ansiedad y el desgaste nervioso de un año normal.
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 6 meses
o olvide usted, joven, que los vándalos fueron los abuelos de los prusianos actuales.
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 6 meses
Hay que ser egoístas para ser felices.
Maria Gonzalez Najera
Maria Gonzalez Najeracompartió una citahace 6 meses
Sólo en México blancos y mestizos se exterminaban revolucionariamente, para que nadie pudiese creer que el hombre es un animal degenerado por la paz.
Pedro Sandoval
Pedro Sandovalcompartió una citahace 6 meses
Debemos vivir nuestra existencia, sin fijarnos en si molestamos a los demás. Hay que ser egoístas para ser felices.
Pedro Sandoval
Pedro Sandovalcompartió una citahace 6 meses
el hombre acepta como lógico y razonable todo lo que conviene a su egoísmo, colocándolo por encima de la realidad.
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 9 meses
Y de la muchedumbre, en completa demencia todavía, surgían lóbregos sofistas para declarar que éste era el estado perfecto, que así debían seguir todos eternamente, y que era un mal ensueño desear que los tripulantes mirasen como hermanos que siguen un destino común y ven en torno de ellos las asechanzas de un misterio agresivo… ¡Ah miseria humana!
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 9 meses
Y estos medios hombres hablaban, fumaban, reían, satisfechos de ver el cielo, de sentir la caricia del sol, de haber vuelto a la existencia, animados por la soberana voluntad de vivir, que olvida confiada la miseria presente en espera de algo mejor.
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 9 meses
Fue tal su impresión, que olvidó por algún tiempo el motivo que le había arrastrado hasta allí… ¡Si los que provocan la guerra desde los gabinetes diplomáticos o las mesas de un Estado Mayor pudiesen contemplarla, no en los campos de batalla, con el entusiasmo que perturba los sentidos, sino en frío, tal como se aprecia en hospitales y cementerios por los restos que deja tras de su paso!
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 9 meses
La guerra se mostró a los ojos de Desnoyers con toda su cruel fealdad. Habían hablado de ella, hasta entonces, como hablamos de la muerte en plena salud, sabiendo que existe y que es horrible, pero viéndola tan lejos… ,
Alexa Domínguez
Alexa Domínguezcompartió una citahace 10 meses
Hasta en el transatlántico, el pequeño mundo de pasajeros de las más diversas nacionalidades parecía un fragmento de la sociedad futura implantado como ensayo en los tiempos presentes, un boceto del mundo del porvenir, sin fronteras ni antagonismos de razas.
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 10 meses
Cuando menos, supone tranquilidad y ausencia de ambiciones personales que perturben la vida. Y yo me he conmovido ante el sentimiento general de estos dos obreros, que, en vez de pensar en el exterminio de sus enemigos, quieren corregirlos, dándoles lo que ellos consideran mejor.
Cristian Zaid
Cristian Zaidcompartió una citahace 10 meses
Herr Professor descubría la curación de la tisis, y los tísicos continuaban muriendo como antes. Descubría la curación de la tisis, y los tísicos continuaban muriendo como antes. Otro rotulaba con una cifra el remedio vencedor de la más inconfesable de las enfermedades, y la peste genital seguía azotando al mundo. Y todos estos errores representaban fortunas considerables: cada panacea salvadora daba lugar a la constitución de una Sociedad industrial, vendiéndose los productos a enormes precios, como si el dolor fuese un privilegio de los ricos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)