2Estanterías
0Opiniones
63Citas
2Estanterías
0Opiniones
63Citas

Citas de “Cuestiones de percepción” de Steven Holl

ninguna vista única de un edificio o de un espacio urbano puede ser completa, puesto que la percepción de un objeto construido se ve alterada por su relación con sólidos yuxtapuestos, vacíos, el cielo y la calle.
Clau Cruz
Clau Cruzcompartió una citahace 2 años
Más plenamente que el resto de otras formas artísticas, la arquitectura capta la inmediatez de nuestras percepciones sensoriales. El paso del tiempo, la luz, la sombra y la transparencia; los fenómenos cromáticos, la textura, el material y los detalles…, todo ello participa en la experiencia total de la arquitectura. La representación bidimensional —en fotografía, en pintura o en las artes gráficas— y la música se encuentran sujetas a límites específicos y, por ello, captan solo parcialmente la multitud de sensaciones que evoca la arquitectura. Aunque la potencia emocional del cine es irrefutable, solo la arquitectura puede despertar simultáneamen
Para mí estas “experiencias arquetípicas” no son simplemente encuentros emocionales, ni encuentros intelectuales o académicos en sentido estricto…; se trata de “percepciones” puras en tres y cuatro dimensiones. Al adoptar la percepción como un modelo para el pensamiento arquitectónico, un estudiante de arquitectura (un estudiante que yo todavía me esfuerzo en ser) lucha por convertirse en vidente. El acto de ver conlleva cierto gozo al captar la revelación del mundo; a pesar de todo, aún sigue siendo desde nuestra “perspectiva” como se forman nuestras propias visiones.
Aalto previó el propósito primario —proporcionar a los funcionarios municipales oficinas, instalaciones administrativas, un salón de plenos y una sala de reuniones— con cientos de “efectos secundarios” en mente. Podría argumentarse que, desde el punto de vista experimental, los efectos secundarios en arquitectura pueden ser más importantes que los primarios; no obstante, el propósito primario —el programa del edificio— tenía que equilibrarse con una multitud de consideraciones secundarias, los fenómenos del material, del espacio, de los detalles, etc.
Una ciudad nunca se ve como una totalidad, sino como un conjunto de experiencias animadas por el uso, por las perspectivas que se solapan, por los cambios, la luz, los sonidos y los olores. De forma similar, una sola obra de arquitectura raramente se experimenta en su totalidad (excepto en su forma gráfica o en maqueta), sino como una serie de vistas parciales y experiencias sintetizadas. Las cuestiones de significado y comprensión residen entre las ideas generadoras, las formas y la naturaleza, y calidad de la percepción
Como una obra de arquitectura, una ciudad puede ser poderosamente inspiradora cuando sus espacios, materiales y geometrías forman un conjunto más estimulante que sus partes individuales
Mientras Ronchamp tiene un misterioso ritmo asimétrico en un espacio curvo cóncavo salpicado de color (desde el grueso vidrio fundido de color azul y amarillo hasta el mural de la puerta de acero esmaltado), el Panteón es un abismo simétrico, una pureza vacía en blanco y negro. En este último, se proyecta un disco de luz blanca a medida que el sol viaja por su interior con un ritmo lento, celestial. Los espacios discontinuos y curvos de Ronchamp todavía parecen apuntar de forma optimista hacia una nueva dirección, mientras que la pureza autoritaria del Panteón sigue siendo sublimemente antigua. Si Ronchamp hace referencia al futuro, el Panteón habla del tiempo anterior al tiempo; un tiempo vacío o, al menos, un prodigioso instante pétreo que deja abiertas las cuestiones temporales.
En ambos edificios, pensamiento y percepción parecen equilibrados; en este caso, los fenómenos parecen equivalentes al poder de las ideas.
En el formidable espacio del Panteón sentí por primera vez la pasión, la vigorosa capacidad de la arquitectura para involucrar todos los sentidos.
El paradigma de luz y espacio de Ronchamp es casi el inverso de aquel del Panteón.
experiencias directas con la arquitectura, ilustrando el tipo de matices fenomenológicos sobre los que se apoyan los argumentos anteriormente expuestos.
onde la medida final de la arquitectura resida en sus esencias perceptivas, y que cambie la experiencia de nuestras vidas.
En este sentido, las ideas no son abstracciones, sino que acaban integrándose en los programas arquitectónicos y emergen como los principios operativos de un edificio. En los últimos años del siglo XX y los primeros del siglo XXI debe darse prioridad a los desafíos arquitectónicos urgentes y de gran tamaño de un modo directo y cargado de significado. Es en la esfera de las ideas donde se ampliará la medida perceptiva final de las contribuciones de la arquitectura.
a complejidad de los edificios actuales, con superficies cada vez más grandes y combinaciones de diferentes requerimientos programáticos, a menudo necesita un concepto organizador que no se derive del programa práctico, una idea externa a la arquitectura.
En arquitectura todo reto es único, tiene un lugar determinado y una circunstancia, o programa; para fusionar el lugar, la circunstancia y la multiplicidad de fenómenos, cada proyecto requiere una idea organizadora, un concepto conductor. La unidad del todo surge a partir del hilo que discurre a través de la variedad de las partes, bien sea mediante una idea aislada o la interrelación de diversos conceptos.
Reafirmar el cuerpo humano como el lugar de la experiencia (sea en la calle o desde una planta cincuenta) y como un objetivo firme para reestablecer las raíces en el mundo perceptivo con su ambigüedad inherente, plantea nuevas cuestiones de proporción y escala en el desarrollo de la arquitectura futura.
La escala humana, la escala proporcional relativa y la escala urbana —todas ellas escalas extremadamente importantes en la arquitectura— han sido especialmente descuidadas en las últimas dos décadas
El edificio se construía de un modo automático a escala del ser humano gracias a una serie proporcional.
Uno de los poderes intuitivos de los humanos es la percepción de sutiles proporciones matemáticas en el mundo físico
los griegos se interesaron por la percepción, y no solo por la precisión geométrica y matemática
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)