Norman Mailer

Miami y el sitio de Chicago

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
En el verano de 1968, en plena Guerra de Vietnam y tras turbios sucesos como el asesinato de Martin Luther King o el de Bobby Kennedy, los republicanos se reunieron en Miami y eligieron como candidato al impopular Richard Nixon, mientras los demócratas apoyaban en Chicago la candidatura del ineficaz vicepresidente Hubert Humphrey. Televisiones de todo el país mostraron a manifestantes antibelicistas abarrotando las calles de Chicago y a la policía desbocada, golpeando y arrestando a manifestantes y delegados por igual. Una imagen de caos que probablemente sentenció las posibilidades de Humphrey en la campaña de otoño contra Nixon, en un año decisivo para la política estadounidense contemporánea, del que surgió el país amargamente dividido de nuestros días. Durante su cobertura en Chicago, el propio Mailer estuvo a punto de ser arrestado cuando a la policía del alcalde Daley se le fue la mano contra los yippies, los hippies y los medios de comunicación.

Con su característico estilo descriptivo, Mailer narra las dos convenciones analizando con agudeza el perfil de los candidatos y su entorno: desde los republicanos Richard Nixon, Nelson Rockefeller y Ronald Reagan en Miami, hasta los demócratas Hubert Humphrey, Lyndon Johnson y Eugene McCarthy en Chicago.
Este libro no está disponible por el momento.
348 páginas impresas
Publicación original
2014

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Jesús Suaste Cherizolacompartió una citahace 3 meses
    Sin embargo se sintió extrañamente invadido por una leve tristeza. No detestaba a esta gente, no se sentía tan superior como para compadecerse de ellos, sentía un triste respeto. En su inmaculada limpieza, en los de alguna forma antisépticos olores de sus perfumes y colonias astringentes, en sus pasos abnegados, en los movimientos vigorosos y fuertes que traslucían cuerpos ajados por la vida, en todos aquellos detalles se dejaba ver la sorda tragedia de los wasp: no habían venido al mundo a divertirse, ni siquiera para amar de alguna forma, sino para servir, y eso habían hecho en actos públicos con alguna finalidad caritativa (aunque quienes se beneficiaban de su caridad probablemente vomitaban enrabietados y se reían con sorna), habían servido en comités para organizar conciertos, y trabajado largas horas para mejorar en el piano, servido como centinelas en salas de concierto, y en las iglesias, en los pupitres de los colegios, habían trabajado a favor de la cultura, de las finanzas, por la salvación, por América

En las estanterías

    Capitán Swing
    Capitán Swing
    • 208
    • 135
    Miguel Ángel Vidaurre
    Cronica
    • 23
    • 1
    La mal leída
    Seguir explorando
    • 55
    julianfranzil97875
    Lecturas
    • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)