bookmate game
Libros
Lorena Amkie

No te mueras, Eli

  • Alejandra Arévalocompartió una citahace 4 años
    —¿Por qué…? —empecé a preguntar de nuevo.
    —¿Por qué me gustas?
    —Sí.
    —Porque eres pura magia.
    Eso dijo.
  • Alejandra Arévalocompartió una citahace 4 años
    Verdaderamente: ¿qué pedo con mi mamá?
  • Alejandra Arévalocompartió una citahace 4 años
    He escuchado que “el hábito hace al monje…”, y también he escuchado que “el hábito NO hace al monje”. Ése es el problema con los refranes: uno dice que “al que madruga Dios lo ayuda” y el siguiente que “no por madrugar amanece más temprano”. Hay que elegir una postura y mostrarse firme.
  • Nataliacompartió una citahace 4 años
    He escuchado que “el hábito hace al monje…”, y también he escuchado que “el hábito NO hace al monje”. Ése es el problema con los refranes: uno dice que “al que madruga Dios lo ayuda” y el siguiente que “no por madrugar amanece más temprano”. Hay que elegir una postura y mostrarse firme
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    Dulcineva: eres suave como una cama de agua en la cual se puede dormir, jugar y hacer el amor. Dulcineva: envuelta en ti misma para ocupar el menor espacio posible, perfecta e invisible salvo para quien merece encontrarte entre la selva de fealdad del mundo. Dulcineva: quizá sea un genio, pero no soy un artista y tú eres una obra de arte. Levantas la sábana a cada respiración, apenas perceptiblemente… unos ojos humanos no lo notarían. Tampoco notarían la peca solitaria junto a tu nariz, ni la manera en que cada uno de tus cabellos parece dormir y respirar, dormir y respirar, tranquilamente, como si cada fibra tuya estuviera de lo más a gusto aquí, en esta cama con olor a mí, con olor a Eliseo, el Inmortal. Los ojos de adentro también tienen párpados y acaban parpadeando y llorándote encima, Dulcineva, porque la belleza a cualquiera lo conmueve. Los llamo de vuelta y me quedo un rato más aquí, afuera, porque no estoy listo para entrar.
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    Prometértelo era darte permiso para irte. No podía hacer eso. ¿Aventuras? Supongo que depende de la definición. ¿Enamorarme? Sí: la amo con mi cuerpo de humano y con el de adentro, papá, si es que eso existe. No existe, pero te gustaría escuchármelo decir. Me habría encantado que la conocieras. Me habría encantado conocer a mamá cuando era alguien más parecido a Eva. Pronto dejaré de pensar, porque temo que mis pensamientos la despierten: ella también me lee la mente, aunque sólo lee las mejores páginas. Ronca como un gatito y está hecha un ovillo a mi lado. Hacer el amor, fabricar el amor, habitar el amor. Más verbos de los que creí que mi cuerpo aguantaría. Le escribiría canciones, papá. Le daría mi tarjeta de crédito. Le pintaría las uñas de los pies.
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    Nuestros dedos abrazados se aprietan hasta asfixiarse y toda la sangre que me recorre dice que el Universo está palpitando, que los planetas brincan de órbita en órbita y que todo lo que fue y lo que no ha sido, aquí y en el infinito, se ha acomodado para que yo, por unas horas, sea absolutamente feliz.
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    Eva brilla junto a mí; tiembla como una nube antes de estallar en lluvia
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    —Te veo y me dan ganas de vivir para siempre —le digo.

    Diez palabras. No estuvieron tan mal.
  • fbveaiuhcompartió una citahace 10 meses
    Estábamos frente a frente, sólo una pared de aire entre los dos, y yo puse mi vida en mis ojos para que ella pudiera verla.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)