Isaac Asimov

Yo, Robot

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Boby091compartió una citahace 5 años
Es realmente la situación más tonta de la que he oído hablar. ¡Imagínate una criatura desfalleciendo por la pérdida de un robot!
Diego Fernándezcompartió una citahace 4 días
Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda Leyes.
Diego Fernándezcompartió una citahace 4 días
robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes se oponen a la primera Ley.
Diego Fernándezcompartió una citahace 4 días
Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
Diana Garcíacompartió una citahace 18 días
Que con la fría y lógica razón, uno puede probar lo que quiera… si encuentra el postulado apropiado
Diana Garcíacompartió una citahace 18 días
Yo, por mi parte existo, porque pienso…
–¡Por Júpiter… un robot Descartes! –gruñó Powell.
Diana Garcíacompartió una citahace 18 días
La humanidad tenía que enfrentarse con el universo sola, sin amigos. Ahora tiene seres que la ayudan; seres más fuertes que ella, más útiles, más fieles, y de una devoción absoluta. ¿Ha pensado usted en ello bajo este aspecto?
Alejandro Avilacompartió una citael mes pasado
quien lo único que le impedía ceder era su incapacidad de confesar la derrota a su marido.
Hasta que una noche, entró en la sala, se sentó y se cruzó de brazos, desalentada. Su marido estiró el cuello para verla por encima
Rene Aguiluzcompartió una citael mes pasado
Los sindicatos obreros, como es natural, se opusieron a la competencia que hacían los robots al trabajo humano, y varios sectores de la opinión religiosa hicieron sus objeciones inspiradas en la superstición.
Rene Aguiluzcompartió una citael mes pasado
–Sí. Para usted, un robot es un robot. Mecánica y metal; electricidad y positrones. ¡Mente y hierro! ¡Obra del hombre! Si es necesario, destruida por el hombre. Pero no ha trabajado usted en ellos, de manera que no los conoce. Son más limpios, más educados que nosotros.
Francisco Zavalacompartió una citahace 3 meses
¡Bien! Ahora quiero que me escuches atentamente. Lo negro es vacío, un vacío inmenso que se extiende hasta el infinito. Los pequeños puntos brillantes son enormes masas de materia llenas de energía. Son globos, algunos de ellos de millones de kilómetros de diámetro, y para que puedas compararlos te diré que esta estación tiene sólo mil quinientos metros de ancho. Parecen tan pequeños porque están increíblemente lejos.
samariuxd4compartió una citahace 4 meses
–Cincuenta años –aventuré–, es mucho tiempo.
–No cuando se mira hacia atrás. Una se pregunta cómo han pasado tan deprisa.
Marisol Pachecocompartió una citahace 4 meses
Cada período del desarrollo humano, Susan, tiene su tipo particular de conflicto, su propia variedad de problemas que, aparentemente, sólo pueden ser resueltos por la fuerza. Y jamás, por decepcionante que esto sea, la fuerza resuelve el problema. En su lugar, éste persiste a través de una serie de conflictos y se desvanece por sí solo
b4740686543compartió una citahace 5 meses
La doctora Calvin se echó a reír. El color no había reaparecido
Carlo Pérezcompartió una citahace 6 meses
Y Robbie se inclinaba, cubriéndose el rostro con las manos, de manera que ella tuvo que añadir:
Elena Pérezcompartió una citahace 6 meses
Las Tres Leyes de la Robótica

1. - Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.

2. - Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes se oponen a la primera Ley.

3. - Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda Leyes.
Ani Leguisamocompartió una citahace 6 meses
Índice

Las Tres Leyes de la Robótica

Introducción

I Robbie

II Sentido giratorio

III Razón

IV Atrapa esa liebre

V ¡Embustero!

VI Pequeño robot perdido

VII Evasión

VIII La evidencia

IX Un conflicto evitable
b4740686543compartió una citahace 7 meses
Susan Calvin nunca había abandonado la superficie de la Tierra ni tenía especiales deseos de hacerlo. En una era de energía atómica y de clara aproximación a la Zona Hiperatómica, seguía siendo muy provinciano. Estaba, pues, descontenta de su viaje y poco convencida de su urgencia, y todas las facciones de su rostro lo demostraron claramente
Brenda Manceracompartió una citahace 7 meses
Un círculo vicioso, en cierto modo; robots creando más robots.
Brenda Manceracompartió una citahace 7 meses
tenía el tono nervioso de aquel en quien la ansiedad ha empezado a convertirse en impaciencia.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)