Moby Dick, Herman Melville
Libros
Herman Melville

Moby Dick

Leer
Milagros Sánchez
Milagros Sánchezcompartió una citahace 5 años
Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste; cada vez que en mi alma hay un noviembre húmedo y lloviznoso; cada vez que me encuentro parándome sin querer ante las tiendas de ataúdes; y, especialmente, cada vez que la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un recio principio moral para impedirme salir a la calle con toda deliberación a derribar metódicamente el sombrero a los transeúntes, entonces, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar tan pronto como pueda. Es mi sustitutivo de la pistola y la bala.
saulo el hage
saulo el hagecompartió una citahace 2 años
para disfrutar verdaderamente del calor corporal, debe haber alguna pequeña parte nuestra
comunicacinsegurid49699
comunicacinsegurid49699compartió una citahace 3 meses
pero negaré hasta el último aliento de mi vida tu dominio absoluto sobre mí.
yesyessi
yesyessicompartió una citahace 3 meses
Esa era la peculiar manera que tenía Stubb de animar a sus hombres, como si se les inculcase el culto a remar.
David Gerardo Martínez Hidrogo
David Gerardo Martínez Hidrogocompartió una citahace 6 meses
Ego non baptizo te in nomine patris, sed in nomine diaboli!
David Gerardo Martínez Hidrogo
David Gerardo Martínez Hidrogocompartió una citahace 6 meses
La ballena no tiene nada que parezca un cuello, por el contrario su parte más gruesa es precisamente la que une la cabeza al cuerpo. Por tanto, cuesta trabajo separar la cabeza, pero, ¿qué no conseguirá el hombre cuando desea una cosa?
mirianKH
mirianKHcompartió una citahace 6 meses
—¿Matar a eso? —replicó Queequeg—. Bah, él pescadito pequeño. Queequeg sólo mata ballenas grandes
saulo el hage
saulo el hagecompartió una citahace 2 años
que vale más navegar con un buen capitán de humor raro que con uno malo y risueño
saulo el hage
saulo el hagecompartió una citahace 2 años
que esté fría, pues no hay cualidad en este mundo que no sea lo que es por mero contraste. Nada existe en sí mismo. Si nos lisonjeamos de que estamos a gusto por entero, y llevamos así mucho tiempo, entonces no podemos decir que estemos ya a gusto
Ery Sáenz
Ery Sáenzcompartió una citahace 2 años
Con tres lanchas desfondadas y los hombres debatiéndose entre las olas, había habido un capitán que cogiendo el cuchillo de cortar el cable de su proa deshecha, se había lanzado sobre la ballena como un duelista, tratando de arrancarle la vida con un arma de sólo seis pulgadas.
Ery Sáenz
Ery Sáenzcompartió una citahace 2 años
suponiendo que Moby Dick no solamente era ubicua, sino incluso inmortal, y que seguiría nadando viva aunque se le clavaran en los flancos bosques enteros de arpones
Ery Sáenz
Ery Sáenzcompartió una citahace 2 años
Hubo, sí, diversos buques que dieron cuenta de haber topado con un cachalote de tamaño y ferocidad extraordinarios, que luego de dejar mal parados a sus atacantes, se les había escapado arteramente, y para algunos resultaba lógico que aquélla debía ser Moby Dick.
DelRieg O)))
DelRieg O)))compartió una citahace 2 años
¡Ego non baptizo te in nomine patris, sed in nomine diaboli!
Johana
Johana compartió una citahace 2 años
toda la tripulación recibe una parte de las ganancias, llamada «quiñón», proporcional a la importancia del trabajo que realiza.
Pablo Rios Mercado
Pablo Rios Mercadocompartió una citahace 3 años
Ese insondado océano en que jadeas es la Vida; esos tiburones, tus enemigos; esas azadas, tus amigos, y entre tiburones y espadas, estás en un triste peligro y un mal guisado, pobre muchacho
jokkerbook1
jokkerbook1compartió una citahace 3 años
Como quiera, pero la
jokkerbook1
jokkerbook1compartió una citahace 3 años
Cerca ya de los muelles oí chirriar en
Pablo Rios Mercado
Pablo Rios Mercadocompartió una citahace 3 años
Supongo que tiene lo que la gente de tierra llama conciencia; es una especie de tic doloroso, como le llaman, peor que un dolor de muelas. Bueno, bueno; no sé lo que es, pero que el Señor me libre de tenerlo.
Pablo Rios Mercado
Pablo Rios Mercadocompartió una citahace 3 años
Fue el ballenero quien primero irrumpió a través de la celosa política de la corona española, tocando en esas colonias y, si lo permitiera el espacio, se podría demostrar detalladamente cómo gracias a esos balleneros tuvo lugar por fin la liberación de Perú, Chile y Bolivia del yugo de la vieja España, estableciéndose la eterna democracia en aquellas partes.
Pablo Rios Mercado
Pablo Rios Mercadocompartió una citahace 3 años
Ea, Betty, ve a ver a Snarles el pintor y dile que pinte un letrero: «Se prohíbe suicidarse aquí y fumar en la sala»; así podríamos matar los dos pájaros de una vez.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)