Buenas y enfadadas, Rebecca Traister
Rebecca Traister

Buenas y enfadadas

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Daniela
Danielacompartió una citahace 2 meses
s.

La ira siempre ha sido la chispa que ha encendido el impulso de las reformas duraderas, jurídicas o institucionales, en los Estados Unidos. La ira, de hecho, constituye la narrativa canónica y fundacional de la ruptura revolucionaria de la dominación inglesa.
Daniela
Danielacompartió una citahace 2 meses
Es fundamental recordar que esa ira que sienten las mujeres les llega —y a veces las denigra o las margina— de distintas formas, que reflejan los mismos sesgos que la provocan: la furia de una mujer negra se trata de un modo muy distinto a la de una mujer blanca; las frustraciones de las mujeres pobres se escuchan con un talante que no es el que se aplica al enfado de las ricas.
Daniela
Danielacompartió una citahace 2 meses
En la vida real fueron las mujeres de París, furiosas y muertas de hambre, las que se amotinaron por el alto precio del pan y marcharon hasta Versalles: fue en octubre de 1789, y este acontecimiento contribuyó al estallido de la Revolución francesa y a la caída del rey Luis xvi
Daniela
Danielacompartió una citahace 2 meses
No hay que depositar un poder tan amplio en manos de los maridos. Hemos de recordar que todos los hombres serían tiranos si tuvieran la ocasión. Si no se presta a las señoras un cuidado y una atención especiales, estamos dispuestas a suscitar una rebelión, y no nos lo impedirán unas leyes que ni nos dan voz ni nos representan
Daniela
Danielacompartió una citahace 2 meses
No hay que depositar un poder tan amplio en manos de los maridos. Hemos de recordar que todos los hombres serían tiranos si tuvieran la ocasión. Si no se presta a las señoras un cuidado y una atención especiales, estamos dispuestas a suscitar una rebelión, y no nos lo impedirán unas leyes que ni nos dan voz ni nos representan
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 2 meses
Mary Harris Jones era costurera y maestra. Se convirtió en líder sindicalista y fue una de las primeras componentes del colectivo Industrial Workers of the World tras la muerte de su familia a causa de la fiebre amarilla y del incendio de su taller de costura en 1871, durante el Gran Incendio de Chicago. Jones se oponía al sufragio femenino porque consideraba que el movimiento era un pretexto para que las señoras de clase alta se entretuvieran y solía decir: «No es necesario votar para desencadenar el infierno»
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 2 meses
Entre las estrategias más populares que se han empleado para justificar la ira de las mujeres en las esferas públicas, se encuentra la de atribuírsela a otro, haciendo hincapié en que esa ira que sentimos nos llega, canalizada, de una instancia superior. Por ejemplo, Dios
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Roxane Gay lo ha descrito así: «En muchos actos a los que asisto para hablar de feminismo, las chicas jóvenes preguntan cómo han de comportarse para que no se perciba su ira. Y me hacen esa pregunta como si la ira no fuese un sentimiento razonable cuando se habla de las desigualdades, los desafíos, la violencia y la opresión a la que se enfrentan mujeres de todo el mundo»
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
La furia está tan estigmatizada —se percibe como algo sucio, insano— que incluso las mujeres cuya actuación política ha estado, en parte, impulsada por la ira ante las injusticias, a veces renuncian a ella y nos previenen contra sus efectos negativos
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Pero me gustaría mucho decir a ese amigo, aunque él no tiene ni idea de que sus comentarios llegaron a mis oídos, que la persona cálida y divertida que soy es la misma que la escritora que se enfurece con las desigualdades, la mujer que ha sido igual de feliz estando soltera que en pareja, que está enamorada de un hombre que también la ama a ella, que se divierte y siente gozo y se ocupa de su trabajo y sus amigos, que se va de vacaciones, y bebe, come, cocina y tiene unos hijos a los que adora: esa mujer también está muy enfadada.

Tal vez la creencia de que la furia es algo que no encaja con la personalidad femenina, por lo demás afable, tenga que ver con el hecho de que las mujeres siempre han sufrido presiones para esconderla, disimularla o compartimentarla
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Si para Gloria Fucking Steinem es tan difícil hacer un alarde de furia sin perder la confianza en sí misma, ¿debería provocar sorpresa que en muchos lugares —cuando hablo delante de estudiantes, por ejemplo— las mujeres jóvenes me pregunten cómo pueden expresar su propia ira? Les da miedo expresar su ira abiertamente, me dicen en institutos o en los campus universitarios, porque temen que les resulte violento a sus amigos, a sus compañeras, a los hombres. Temen que les haga parecer desquiciadas o agresivas. Porque no están desquiciadas ni son agresivas. Simplemente están enfadadas. Pero ¿cómo pueden decir que están enfadadas sin suscitar condenas ni expresiones de desprecio
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Tal vez toda la negatividad que rodea a una mujer que grita se remonta a la desproporcionada tarea que desempeñan como cuidadoras de los más jóvenes: las mujeres que levantan la voz nos traen recuerdos infelices de reprimendas, de tonos que hacen a los hombres sentirse otra vez como niños
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Tanto si se saca de quicio a las mujeres airadas como si su ira se confunde con locura, la idea que de ellas se difunde en una sociedad que trata la enfermedad mental como una aberración deslegitimadora acaba por ser la misma: se las percibe como seres irracionales en los que no se puede confiar, de gran precariedad emocional, marginales y sin atractivo
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
La idea de que la ira de las mujeres es algo injustificado porque no tienen nada real, ningún asunto importante por el que estar airadas, desde el punto de vista racional, es en parte lo que afianza la teoría de que las mujeres furiosas están locas. Pero eso también hace que las mujeres se enfurezcan
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
La antigua visión de las mujeres que alteran el orden, como el personaje mitológico de Medusa, a la que Minerva castigó después de haber sido violada en su templo —la condenó a llevar la cabeza cuajada de serpientes y convertiría en piedra a todos los hombres a los que mirase; Perseo la liberó, decapitándola—, no se le escapó a Susan B. Anthony, que en una entrevista que concedió al Chicago Tribune en 1893 dijo que se exigía a las mujeres que reprodujeran los sentimientos de los hombres que dirigían los principales periódicos «y si no lo hacen, les cortan la cabeza
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
«La gente al final te dice, en un intento de ignorar la realidad social: “Es que estás muy amargado”. Bueno, no sé si estaré amargado, pero razones no me faltan, empezando por la ceguera de los estadounidenses, o su cobardía
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
La máscara de tortura, también llamada máscara infamante o brida de las brujas, era un instrumento de tortura del siglo XVI que se empleaba para callar a las mujeres desafiantes o cascarrabias, era un instrumento similar a una jaula metálica que se colocaba en la cabeza para que no pudieran abrir la boca. Algunos de esos artefactos, que solían ser de hierro, incluían depresores para la lengua que se introducían en la boca de la mujer, y en algunos casos estos depresores tenían unas puntas en la parte inferior que perforaban la lengua de la insubordinada
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Los miembros de su partido se dieron cuenta y ella me contó después que la habían felicitado por ello. «Todo el mundo me alabó por haber sido tan elegante, y todos notaron que lo que yo estaba haciendo en realidad era prepararme para atacarle…, pero me contuve. Todos percibieron mi ira, pero también vieron cómo la controlé. Y eso les hizo estar orgullosos de mí», contó.

Pero la respuesta de aquellos hombres, admitió Lee, aumentó su rabia
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
Tengo que ser lógica y coherente; no puedo mostrar mis emociones porque entonces dirán: “Ya está otra vez esa negra enfadada. Siempre enfadada por algo, ya está otra vez”».

Lee decidió conservar la mesura
Ahora todo en dedans
Ahora todo en dedanscompartió una citahace 3 meses
La ira de las mujeres se presentará, como ya desde hace tiempo, como algo feo, falto de atractivo, peligroso. Algo que hay que acallar o abuchear. No hay nada menos atractivo que una mujer airada, llevan mucho tiempo diciéndonos. Y estos mensajes resultarán especialmente perjudiciales —siempre fue así— para las mujeres no blancas. Pero todo esto no son más que estrategias que llevan tiempo empleándose para que la gente, incluidas las propias mujeres, desprecien, anulen y aparten la vista de uno de los principales impulsores de las turbulencias sociales y el cambio político en este país, su propio país
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)