177Lectores12Estanterías
0Opiniones
6Citas

Citas de “El Imperio del Sueño” de Laura Tárraga

Mariana Jimenez
Mariana Jimenezcompartió una citahace 9 días
Pues terrorizada con la idea de no volver a soñar, no sólo por perder su trabajo y su forma de vida, sino porque los sueños la completaban, le daban ganas de afrontar el día a día, llenaban sus noches de un colorido particular. Esa emoción era mejor que cualquier otra por la intensidad de la que dotaba a la vida.
Steven Man
Steven Mancompartió una citahace 23 días
Pero ¿cómo ibas vestida? —le preguntó una vez Tina—. ¿No irías de una forma provocadora? ¿Y si le diste a entender que lo deseabas?». «Tal vez tengas razón», pensó ella.

Khe ezta pazanda

Steven Man
Steven Mancompartió una citahace 25 días
Había sólo cuatro sueños a la espera de ser registrados, cada uno de un color diferente: el primero en la cola era rosa, lo que significaba que se trataba de un romance —aquel sueño costaría, por lo menos, cinco mil droulds—; le seguía uno de color verde, y eso quería decir que transcurría en tierras remotas. Aquellos gustaban por cómo se sentía uno al despertar, como si hubiera viajado sin moverse de la cama, igual de revitalizado que si se hubiera ido de vacaciones durante la noche. El tercero era de un tono rojizo y, si creía que el sueño romántico se iba a vender, estaba segurísima de que aquel sueño erótico iba a ser la comidilla del día. Por último, una cápsula naranja bastante común anunciaba recuerdos. Teniendo en cuenta que allí dentro había muchísima más gente, nadie parecía tener prisa por registrar. Tal vez eso fuera lo único que debían hacer en todo el día.
Steven Man
Steven Mancompartió una citael mes pasado
Levantó el dedo índice—. Duración: dos horas —alzó el dedo corazón—; temática: fantástica —por último, elevó el dedo anular, en el que se apreciaba con claridad la marca que había dejado su antigua alianza de bodas—; origen: robado.
Steven Man
Steven Mancompartió una citael mes pasado
stás de coña? ¿Cinco droulds por este sueño?
—Pequeña, ¿lo has visto bien? Ni siquiera dura más de dos horas, es un sueño normal. Sabes cuál es el rango de precios.
El viejo Pit se reclinó en su cómoda silla de terciopelo granate y apoyó las rechonchas manos en su tripa. Miraba a Shoana con picardía y una sonrisita en los labios. Él mandaba. Iba a pagarle lo que quisiera. No podía hacer otra cosa que resignarse.
—¡Pero es un sueño de fantasía! Los sueños de fantasía no son normales. —Ella se cruzó de brazos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)