Estación Once, Emily St. John Mandel
Emily St. John Mandel

Estación Once

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Evelyn Pamela Barra Rivas
Evelyn Pamela Barra Rivascompartió una citael mes pasado
Porque la supervivencia es insuficiente», eran las palabras que llevaba pintadas en la cubierta en respuesta a la pregunta que había perseguido a la Sinfonía desde que se echaron a la carretera.
isabeljazminangeles38
isabeljazminangeles38compartió una citahace 2 meses
Ya no estaba especialmente triste, más bien era consciente de la muerte en todo momento.
isabeljazminangeles38
isabeljazminangeles38compartió una citahace 2 meses
la apariencia de indolencia podía llevar a una proliferación de delitos
isabeljazminangeles38
isabeljazminangeles38compartió una citahace 2 meses
cuanto más recuerdas, más sientes que has perdido.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Los otros se los he mandado a mi hijo.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
una ciudad o un pueblo que tenía las calles iluminadas con electricidad.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
El disparo sonó tan alto que sintió el sonido reverberar en su pecho, un golpe seco junto a su corazón. El chico se estaba moviendo y ella no estaba muerta, el disparo no había salido del rifle del profeta. En el silencio incomprensible que siguió al sonido se tocó la frente con las yemas de los dedos y vio caer al profeta delante de ella, con el rifle agarrado sin fuerza entre las manos. El chico había disparado al profeta en la cabeza. Los otros dos hombres se quedaron petrificados por el asombro solo durante un instante, pero en ese instante una de las flechas de August silbó en el aire y el hombre que tenía la ballesta cayó, escupiendo sangre. E
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Shakespeare había vivido en una sociedad sin electricidad y azotada por las plagas, igual que la Sinfonía Viajera. Pero la diferencia era que ellos habían conocido la electricidad, repuso ella, habían presenciado el desmoronamiento de una civilización, y Shakespeare no. En los tiempos de Shakespeare las maravillas de la tecnología todavía quedaban por delante, no por detrás, y se había perdido mucho menos.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Tres, pensó, y se sintió inmensamente cansada.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
un sonámbulo altamente funcional, en esencia».
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Clark con setenta años en el Año Diecinueve:
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Por eso, en un mismo día le sobrevendrán estas tres plagas» —estaba leyendo en dirección al avión cuando Clark se acercó. Se detuvo y levantó la vista—. ¿Has oído eso? Plagas. «Por eso, en un mismo día le sobrevendrán estas tres plagas: la muerte, el llanto y el hambre. Y será consumida por el fuego, porque Dios, el Señor, que la juzga, es poderoso».
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
m’appelle Clark. J’habite dans l’aéroport. Tu me manques. Tu me manques. Tu me manques.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Air Gradia 452,
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
teoría de las ventanas
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
dejó junto a la caja registradora, donde se quedó sin que nadie la tocara durante los siguientes noventa y siete días.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
pero aparentemente ya era demasiado tarde para eso también porque su teléfono mostraba un mensaje que no había visto nunca antes: sobrecarga del sistema.
Harold
Haroldcompartió una citahace 2 meses
Clark se dio cuenta de que así se iban a denominar los años de entonces en adelante, de uno en uno empezando en el momento del desastre.
Harold
Haroldcompartió una citahace 3 meses
utilizaba como depositaria de mis pensamientos. Creo que dejé de pensar en ella como un ser humano que leía las cartas.
Harold
Haroldcompartió una citahace 3 meses
Eran pequeñas compensaciones por la suerte que había tenido.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)