Dubravka Ugrešić

La edad de la piel

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Veronica Bujeirocompartió una citahace 5 días
    Una vez inducida la sed de cotilleos difícilmente puede detenerse, y entretanto todos nos hemos convertido en santos. Estiramos nuestra propia piel desollada, de
    Veronica Bujeirocompartió una citahace 5 días
    Estiramos nuestra propia piel desollada, de
    Veronica Bujeirocompartió una citahace 5 días
    buena gana mostramos los órganos internos, nos exhibimos en el escaparate de nuestra propia carnicería
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Mientras contemplaba estos rostros suaves y correctos, se me cruzó la idea de que ellos eran los ángeles de la muerte, mis futuros verdugos, que justamente tenían ese aspecto, y que se habían infiltrado en las instituciones importantes del Estado, en los archivos nacionales, en las redes internacionales para, gracias a las subvenciones generosas de las numerosas comisiones en las que trabajan ángeles semejantes, limpiar con sus alas invisibles todo lo que fuera preciso y tirar a la basura lo que no sirviera para nada, y arrojarlo todo junto, todos los esfuerzos humanos, a un único vertedero.
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    En la página web del Museo de la Resistencia (Versetsmuseum) en Ámsterdam, a los visitantes los aguarda una pregunta inequívoca en varios idiomas: «La Alemania nazi ha ocupado los Países Bajos, ¿qué vas a hacer?», y hay tres posibilidades, tres respuestas, tres teclas que el visitante puede pulsar:
    AANPASSEN. MEEDOEN. VERZETTEN.
    ADAPTARME. COLABORAR. RESISTIR
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    El ataque contra la Amserdamse Bevollkingsregister, la oficina del registro civil de Ámsterdam, en 1943, cuyo fin era destruir dicho registro para impedir que los nazis identificaran a los judíos, quedó grabado en la memoria colectiva de los holandeses como un ejemplo luminoso de resistencia al terror nazi
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    La cultura del dinero hace tiempo que ha desalojado a la cultura del corazón
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Incluso escribir tiene sus riesgos profesionales, sus occupational hazards. Dicho sea de paso, las dolencias osteoarticulares y musculares no son los únicos riesgos, ni los más peligrosos, del trabajo al que me dedico
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Davor Šuker, por aquel entonces el jugador croata más famoso de la selección, declaró: «Que no se ofendan los escritores croatas, pero nosotros hemos escrito probablemente el cuento de hadas más hermoso en la historia de la literatura croata»
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Según la famosa declaración de Yevgueni Zamiatin (en su carta a Stalin), solo los locos, los ermitaños, los herejes y soñadores, los rebeldes y escépticos crean la verdadera literatura.
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Gente exhausta se troncha en los selfis y repite por milésima vez su felicidad. Ellos se divierten, de veras se lo pasan genial, y no hay nadie que se atreva a apagar la música que suena a todo volumen, a cerrar el grifo del alcohol y a negarse a participar en el olvido colectivo. El mundo parece un beach-party, cuerpos humanos desnudos repiten el mensaje «¡El hombre! (…) ¡En él resuena el orgullo!», y la fiesta durará hasta que la inevitable pala de tierra calme los cuerpos humanos liberados
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Y si alguien piensa que nuestro tiempo es vulgar, tiene razón. No hay que avergonzarse de decirlo en voz alta, porque de todos modos nadie oye las cosas que decimos. En nuestra época digital la vida misma se percibe como un carnaval, y por eso no hay descanso mientras dure el carnaval
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Había decidido acabar con mis tormentos suicidándome. En lo que se refiere a la práctica y estrategia del suicidio, podría decirse que soy una aficionada, pero eso no significa que no esté informada. Los últimos datos indican que las mujeres suicidas ya no usan barbitúricos como antaño, ni se cortan las venas con cuchillas de afeitar, sino que, para esta historia de «adiós, mundo cruel», recurren a técnicas masculinas como el ahorcamiento
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Nikola Tesla era el vivo ejemplo de que el lema de la ilustración comunista era alcanzable, pero su nombre se retiró de calles y escuelas croatas durante la guerra pasada (1991-1995). Es más, en Gospić destruyeron el monumento dedicado a él, junto con su casa y el museo. La casa natal de Tesla en Smiljan hasta hace muy poco estaba rodeada de un campo de minas; no obstante, la renovaron y la convirtieron en un museo. Por los turistas, por supuesto. La plaza principal de Gospić antes se llamaba plaza de Nikola Tesla y ahora, plaza de Stjepan Radić. Innumerables plazas y calles en Croacia llevan el nombre de Franjo Tuđman, un político de tercera clase que fue el primer presidente de la República de Croacia. Aunque nació en Croacia, Nikola Tesla era étnicamente serbio, lo cual es un obstáculo clave para entrar en el panteón croata. En Serbia, sin embargo, muchas calles, plazas y escuelas, e incluso el aeropuerto de Belgrado, se llaman Nikola Tesla. Porque Tesla, en lo que a los serbios concierne, era serbio. En Estados Unidos, en las cataratas del Niágara hay un monumento en honor de Nikola Tesla, una copia de la estatua del escultor yugoslavo Frane Kršinić, que Yugoslavia les regaló. Desde no hace mucho, en Nueva York, una esquina de Bryant Park lleva el nombre de Nikola Tesla (Nikola Tesla Corner). También en Long Island hace poco inauguraron un monumento en un lugar relacionado con el trabajo científico de Tesla, y en numerosas universidades americanas, entre ellas Harvard, Princeton, Columbia, Michigan y el MIT, se alzan bustos de Tesla.
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Europa está llena de paradojas. Las paradojas la mantienen viva. Eso, por supuesto, no lo saben los que ponen muros y vallas de alambre de espino, los que están convencidos de que controlan las cosas
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Europa misma fue una migrante: según una de las versiones del mito, era la hija de un rey fenicio, nacida en Tiro, en el actual Líbano, que, a lomos de un toro, es decir, de su amante Zeus, alcanzó las costas europeas
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    «Los pescados y las mujeres, los libros y la música, la religión y la ley, la visión del mundo y la poesía, en Europa todo se vende por dinero y hoy, en lugar de la persona, la moneda es la única medida, la única balanza y el único aval de las cualidades humanas.»
    Europa hoy, 1935. Miroslav Krleža
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    He usado varias veces en mis ensayos la respuesta inolvidable de una niña de Sarajevo. Durante el bombardeo, la niña acabó en la sección psiquiátrica de un hospital de la ciudad. «¿Qué es lo que más miedo te da?», le preguntaron los médicos. «Las personas», contestó la chiquilla. Hoy será ya una mujer cercana a la treintena. Espero que haya aprendido a vivir con sus miedos
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    La estupidez se queja y gimotea de forma constante, la estupidez es aburrida como un dolor de muelas, la estupidez es ávida, a la estupidez siempre le parece que se merece más. La estupidez siempre presume de su patriotismo y piensa que por el esfuerzo voluntario de amar a la patria tiene que recibir una compensación económica completa
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    En este cuarto de siglo, la estupidez ha entrado por la puerta grande en los jardines de infancia, en la escuela primaria, en la secundaria, en las facultades. La estupidez, entretanto, ha educado a nuevas generaciones de hijos que hoy ocupan cargos a toda velocidad. La estupidez ha entrado en los periódicos, en la televisión, en los medios en general, incluso en mi campo, reducido y carente de interés: la literatura. La estupidez escribe autobiografías, la estupidez promueve y premia a los críticos que la apoyarán. La estupidez nos ha arrebatado a mí y a muchos otros nuestro puesto de trabajo y nos ha echado a la calle.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)