El amante japonés, Isabel Allende
Isabel Allende

El amante japonés

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Alejandra P.
Alejandra P.compartió una citahace 5 años
quien diga que todo fuego se apaga solo tarde o temprano, se equivoca: hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno.
Daniela Fernández P.
Daniela Fernández P.compartió una citahace 5 años
Hemos dicho muchas veces que amarnos es nuestro destino, nos amamos en vidas anteriores y seguiremos encontrándonos en vidas futuras. O tal vez no hay pasado ni futuro y todo sucede simultáneamente en las infinitas dimensiones del universo. En ese caso estamos juntos constantemente, para siempre.
Karla López
Karla Lópezcompartió una citahace 21 días
¿Qué hacer con esta felicidad que nos llega sin motivo especial, esta felicidad que no requiere nada para existir?
Karla López
Karla Lópezcompartió una citael mes pasado
Todos nacemos felices. Por el camino se nos ensucia la vida, pero podemos limpiarla. La felicidad no es exuberante ni bulliciosa, como el placer o la alegría. Es silenciosa, tranquila, suave, es un estado interno de satisfacción que empieza por amarse a sí mismo.
Saul Antonio
Saul Antoniocompartió una citahace 3 años
la edad, por sí sola, no hace a nadie mejor ni más sabio, sólo acentúa lo que cada uno ha sido siempre.
Jenifer Saldarriaga
Jenifer Saldarriagacompartió una citahace 3 años
ro con dos policías y una visitadora social, enviados por Wilkins. Arrestaron a Radmila y se llevaron a la niña a un hospital psiquiátrico infantil, mientras el Tribunal de Menores decidía qué hacer con ella. No volvería a ver a su madre ni a su padrastro.
Jenifer Saldarriaga
Jenifer Saldarriagacompartió una citahace 3 años
sentiría repugnancia de ser tocada.
Esa noche, después de que Ron Wilkins se fue, la niña se encerró en su pieza, paralizada de terror y de asco, segura de que cuando regresara su padrastro la mataría, como le había advertido que haría si ella revelaba una sola palabra de los juegos. Morir era su única salida, pero no a manos de él, no de la forma lenta y atroz que él describía a menudo, siempre con nuevos detalles.
Entretanto Radmila se echó al cuerpo el resto de la botella de vodka, cayó inconsciente y pasó las diez horas siguientes tirada en el suelo de la cocina. Cuando se repuso un poco de la resaca arremetió a bofetadas contra su hija, la seductora, la puta que había pervertido a su marido. La escena duró poco, porque en esos momentos llegó un patrulle
Jenifer Saldarriaga
Jenifer Saldarriagacompartió una citahace 3 años
La explotación sexual de niños no era nada nuevo, había existido durante siglos con total impunidad, pero los agentes contaban con una ley, promulgada en 1978, que la declaraba ilegal en Estados Unidos. A partir de ese
Jenifer Saldarriaga
Jenifer Saldarriagacompartió una citahace 3 años
limpiarla. La felicidad no es exuberante ni bulliciosa, como el placer o la alegría. Es silenciosa, tranquila, suave, es un estado interno de satisfacción que empieza por amarse a sí mismo.
Jenifer Saldarriaga
Jenifer Saldarriagacompartió una citahace 3 años
Empezamos a envejecer en el momento de nacer, cambiamos día a día, la vida es un continuo fluir. Evolucionamos. Lo único diferente es que ahora estamos un poco más cerca de la muerte. ¿Y qué tiene eso de malo? El amor y la amistad no envejecen.
Lily  B A
Lily B Acompartió una citahace 3 años
para qué perder municiones en buitres;
Lily  B A
Lily B Acompartió una citahace 3 años
«A cualquier edad es preciso un propósito en la vida. Es la mejor cura contra muchos males»,
Lily  B A
Lily B Acompartió una citahace 3 años
porque el proceso era mucho más entretenido que el resultado y no buscaban aplausos:
Fernanda Delgado Hernandez
Fernanda Delgado Hernandezcompartió una citahace 4 años
Temes que nos falle el cuerpo y eso que llamas la fealdad de la vejez, aunque eres más bella ahora que a los veintitrés.
Fernanda Delgado Hernandez
Fernanda Delgado Hernandezcompartió una citahace 4 años
agradecidos de su suerte, humildes por haber tocado lo más hondo de sus almas, purificados por haberse desprendido de todo artificio y yacer juntos totalmente vulnerables, en tal éxtasis que ya no podían distinguir entre el gozo y la tristeza, entre la exaltación de la vida y la tentación dulce de morir allí mismo para no separarse más
b4328614169
b4328614169compartió una citahace 4 años
pero todos son esencialmente el mismo y no importa con qué nombres o rituales se les honre; dioses, religiones, profetas y mensajeros a lo largo de la historia provienen de la misma fuente: el Dios Supremo del Universo, el Espíritu Único, que impregna todo lo existente. Con ayuda de los seres humanos, Dios intenta purificar y reconstruir la armonía del universo y cuando esa tarea concluya, Dios, la humanidad y la naturaleza coexistirán amablemente en la tierra y en el ámbito espiritual
Madeleine
Madeleine compartió una citahace 4 años
Aprendió a masticar sus penas sola y con dignidad, convencida de que a nadie le importan los problemas ajenos y que los dolores callados acaban por diluirse
Madeleine
Madeleine compartió una citahace 4 años
Ese hermano era el faro de su existencia, había iluminado sus momentos oscuros y espantado sus temores con su risa triunfante, sus bromas amables y sus canciones en el piano
Madeleine
Madeleine compartió una citahace 4 años
Uno quiere seguridad para los seres queridos, Seth. Pero lo que uno quiere para sí mismo es autonomía.
FuturoDonNadie
FuturoDonNadie compartió una citahace 4 años
Empezamos a envejecer en el momento de nacer, cambiamos día a día, la vida es un continuo fluir. Evolucionamos. Lo único diferente es que ahora estamos un poco más cerca de la muerte. ¿Y qué tiene eso de malo? El amor y la amistad no envejecen.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)