Libros
Anónimo

Cantar de mío Cid

Ebook con un sumario dinámico y detallado: El Cantar de mio Cid es un cantar de gesta anónimo que relata hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz el Campeador. Se trata de la primera obra narrativa extensa de la literatura española en una lengua romance, y destaca por el alto valor literario de su estilo. Fue compuesto —según la gran mayoría de la crítica actual— alrededor del año 1200.1 2 El Cantar de mio Cid es el único cantar épico de la literatura española conservado casi completo. Se han perdido la primera hoja del original y otras dos en el interior del códice, aunque el contenido de las lagunas existentes puede ser deducido de las prosificaciones cronísticas, en especial de la Crónica de veinte reyes. Además del Cantar de mio Cid, los cuatro textos de su género que han perdurado son: las Mocedades de Rodrigo —circa 1360—, con 1700 versos; el Cantar de Roncesvalles —ca. 1270—, un fragmento de unos 100 versos; y una corta inscripción de un templo románico, conocida como Epitafio épico del Cid —¿ca. 1400?—.
129 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2015
Año de publicación
2015
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

  • maricompartió una citahace 3 meses
    A Ti, Señor glorioso, Padre que en el cielo estás: hiciste el cielo y la tierra, al tercero día el mar, luna y estrellas hiciste y el sol para calentar, en Santa María madre fuiste Tú carne a tomar y en Belén te apareciste conforme a tu voluntad.

    Pastores te glorifican, laudos te van a cantar, llegan tres reyes de Arabia que te vienen a adorar y que se llaman Melchor y Gaspar y Baltasar, oro, incienso y mirra ofrecen con toda su voluntad.

    A Jonás salvaste Tú cuando se cayó en el mar,

    a Daniel, de los leones también le fuiste a salvar, en Roma la salvación llevaste a San Sebastián, libraste a Santa Susana de aquel falso criminal; por nuestra tierra quisiste treinta y dos años andar enseñándonos milagros que nunca se han de olvidar, hiciste vino del agua, de la piedra hiciste pan, a Lázaro resucitas, porque así es tu voluntad: dejaste que te prendieran, luego te dejas llevar al Gólgota y en la cruz te dejas crucificar; de tu cruz a cada lado sendos ladrones están;

    entra el uno en paraíso, pero el otro no entrará; desde la cruz gran milagro hiciste, Padre eternal: Longinos, el ciego aquél, que no vio la luz jamás, con su lanza en el costado te hiere y te hace sangrar, va la sangre lanza abajo, sus manos hubo de untar, alza las manos Longinos, y se las lleva a la faz, abre los ojos y a todas las parte se pone a mirar; desde entonces creyó en Ti, se salvó de todo mal.

    De la tumba en que te ponen supiste resucitar, a los infiernos bajaste porque fue tu voluntad, rompes sus puertas y sacas a muchos santos de allá.

    Rey de los reyes Tú eres, Padre de la humanidad, en Ti creo, a Ti te adoro con toda mi voluntad y a San pedro ahora le pido que a Ti me ayude a rogar por el Cid Campeador, que Dios le guarde de mal.

    Y que si hoy nos separamos vivos nos vuelva a juntar.”
  • maricompartió una citahace 3 meses
    Tenemos que separarnos, ya los veis, los dos en vida; a vos os toca quedaros, a mi me toca la ida.
  • maricompartió una citahace 3 meses
    Que me juzgue el Creador, y que me juzguen sus santos, no puedo hacer otra cosa, muy a la fuerza lo hago.

En las estanterías

  • fabioeparrah
    canon
    • 4
  • Yedsi Vallejo
    Medieval
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)