Dan Simmons

La Soledad De Charles Dickens

El 9 de junio de 1865, mientras viajaba en tren a Londres con su amante secreta, Charles Dickens -que entonces contaba con 53 años y se hallaba en la cúspide de su carrera literaria— se vio envuelto en un accidente ferroviario que cambió su vida para siempre.
Dan Simmons narra esos últimos años de la vida de Dickens, dándole la voz al amigo y a la vez rival del gran escritor, Wilkie Collins. Explora en los enigmas que Dickens se llevó a la tumba y que aun hoy siguen sin respuesta, deteniéndose en los relacionados con su última e inconclusa obra: El misterio de Edwin Drood. De la mano de Collins, el lector descubre la oscura y doble vida que Dickens llevó tras el accidente, sus incursiones nocturnas en los peores tugurios de Londres y su creciente obsesión por la muerte. Así como hiciera en El terror, Dan Simmons se ha documentado profusamente para recrear una época histórica. Ahora le da vida a dos de los nombres claves de la Literatura: Charles Dickens y Wilkie Collins y nos ofrece una novela tan inquietante como original.
1.069 páginas impresas
Publicación original
2010

Libros relacionados

Opiniones

    Mariza Rodriguezcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    💀Espeluznante
    🔮Profundo

    Es verdaderamente inquietante, para permanecer pegado a la lectura

    Saray Orozcocompartió su opiniónhace 3 meses
    🙈Ni fu ni fa

    Inicia bien, bastante atractivo, interesante, la historia te atrapa, pero después se vuelve repetitivo y un poco aburrido.

Citas

    Saray Orozcocompartió una citael año pasado
    Ningún hombre sabe, hasta que llega el momento, qué profundidades hay en su interior. Para algunos hombres no llega nunca; dejémoslos descansar y demos gracias. Para mí, tú las has traído, tú las has forzado, y el fondo de ese mar embravecido se ha alzado desde entonces… Te amo. Lo que quieren decir otros hombres cuando usan esa expresión no lo sé; lo que quiero decir yo es que estoy bajo la influencia de una atracción terrible, que he resistido en vano y que me domina. Puedes arrastrarme al fuego, puedes arrastrarme al agua, puedes arrastrarme a la horca, puedes arrastrarme a la muerte, puedes arrastrarme a todo aquello que siempre he evitado, puedes arrastrarme a cualquier peligro y cualquier desgracia. A eso y a la confusión de mis pensamientos, que es tal que no valgo para nada, es a lo que me refiero cuando digo que eres mi ruina.

En las estanterías

    modestyvlais
    LIBROS
    • 297
    • 1
    Saray Orozco
    LoveBook
    • 34
    Adriana Fernanda
    Clasicos
    • 2
    Dickson Roldan
    D
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)