Carmilla, Joseph Sheridan Le Fanu
Libros
Joseph Sheridan Le Fanu

Carmilla

Leer
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
De súbito, me desperté con la escalofriante sensación de que dos agujas me atravesaban el pecho profunda y simultáneamente.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
Creo necesario aclarar que los vampiros pueden multiplicarse y crecer, de acuerdo con una ley que rige para esos monstruos. Suponed un lugar completamente libre de esta amenaza. ¿Cómo es que se presenta y se desarrolla?

“Imaginen ustedes que un individuo, suficientemente perverso, se mata. En determinadas circunstancias, los suicidas pueden transformarse en vampiros.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
El vampiro está propenso a ser víctima de vehementes pasiones, parecidas a las del amor, ante determinadas personas. Para obtener su sangre, pone en juego un paciencia infinita y recurre a toda clase de estratagemas a fin de superar los obstáculos que le separan del objeto deseado. No desiste de su empresa hasta que su pasión ha sido colmada y ha podido sorber la vida de la codiciada víctima.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
Mientras el general pronunciaba estas palabras, entró en la capilla uno de los hombres más extraños que he visto en mi vida. Era alto, delgado, muy cargado de hombros y vestía de negro. Tenía la tez morena y surcada de profundas arrugas. Llevaba un sombrero pasado de moda, adornado con una enorme pluma. Sus cabellos largos y grasientos caían sobre su espalda. Andaba lentamente, arrastrando los pies. Usaba anteojos con montura de oro y su mirada se fijaba alternativamente en el techo de la capilla y en el pavimento. Sus largos y delgados brazos oscilaban continuamente, como el péndulo de un reloj.

—¡Éste es mi hombre —gritó el general al verlo, precipitándose a su encuentro con manifiesta alegría—. ¡Mi querido barón! ¡Cuánto me alegra verle! No esperaba encontrarle tan pronto.

Llamó con un gesto a mi padre, que, entretanto, había regresado de su exploración, y le presentó a aquel extraño personaje, llamándolo simplemente “barón”.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
—¡Cómo! —exclamó mi padre—. ¿Pretende haber visto a la condesa Mircalla? Pero, ¡si hace más de un siglo que murió!

—No está tan muerta como la gente cree replicó el general.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
Una serie de sueños que parecían interminables seguían al temblor, pero eran sueños tan confusos que nunca conseguía recordar, después, ni el escenario, ni los personajes, ni sus actos. Me dejaban una sensación de terror y de cansancio, como si acabara de realizar un gran esfuerzo mental o de correr un grave peligro. Los únicos recuerdos que me quedaban de todos esos sueños eran la sensación de haber permanecido en un lugar tenebroso, la de haber conversado con gente a la que no podía ver y el eco de una voz femenina tan profunda que parecía hablarme desde muy lejos: una voz que me intimidaba y me sojuzgaba siempre. A veces sentía el roce de una mano que me acariciaba las mejillas; otras, la presión de unos labios ardientes que me besaban, más apasionadamente a medida que los besos descendían hacia mi garganta. Allí sentía el último beso. Mi corazón latía más de prisa, mi respiración se hacía más entrecortada. Luego experimentaba una sensación de ahogo y, en medio de una terrible convulsión, perdía la consciencia.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
Una serie de sueños que parecían interminables seguían al temblor, pero eran sueños tan confusos que nunca conseguía recordar, después, ni el escenario, ni los personajes, ni sus actos. Me dejaban una sensación de terror y de cansancio, como si acabara de realizar un gran esfuerzo mental o de correr un grave peligro.
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasma
₳Ⱡ₳₦ ̴Fantasmacompartió una citahace 6 meses
Unos ojos enormes se acercaron a los míos y de pronto sentí un penetrante dolor en el pecho, como si me hubiesen clavado dos alfileres. Me desperté con un grito. La habitación estaba iluminada por la luz que dejaba encendida cada noche, y a los pies de mi cama había una figura, femenina vestida de negro y con la cabellera caída en cascada sobre los hombros
Leonard Gerzembritz
Leonard Gerzembritzcompartió una citahace 6 meses
has de venir conmigo; has de quererme hasta la muerte. O puede que me odies, da lo mismo. Pero ven conmigo y ódiame a través de la muerte y del más allá. En mi vocabulario no existe la palabra «indiferencia».
Leonard Gerzembritz
Leonard Gerzembritzcompartió una citahace 6 meses
Me juzgarás cruel y egoísta, muy egoísta, pero recuerda que el amor es siempre así. Cuanto más inmensa es la pasión, más egoísta resulta.
Leonard Gerzembritz
Leonard Gerzembritzcompartió una citahace 6 meses
—Querida, sé que tu corazón se siente herido. No me juzgues cruel: me limito a obedecer una ley ineludible que constituye mi fuerza y mi debilidad. Si tu corazón está herido, el mío sangra con el tuyo. En medio de mí gran tristeza, vivo de tu exuberante vida, y tú morirás, morirás dulcemente por la mía. Es algo inevitable. Y así como yo me acerco a ti, tú, a tu vez, te acercarás a otros y aprenderás el éxtasis de la crueldad, que es una forma del amor. No intentes saber nada más de mí ni de mi vida, pero ten confianza con todo tu amor.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
—Sí. Un amor cruel, un amor caprichoso había invadido mi vida. El amor exige sacrificios. Y en los sacrificios corre la sangre.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
Pero ven conmigo y ódiame a través de la muerte y del más allá. En mi vocabulario no existe la palabra «indiferencia».
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
Me juzgarás cruel y egoísta, muy egoísta, pero recuerda que el amor es siempre así.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
—Nunca me he enamorado, y nunca me enamoraré —afirmó Carmilla—. A no ser que me enamore de ti...
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
—¡Querida! Yo vivo en tí, y tú morirás en mí ¡Te quiero tanto!.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
—Serás mía... debes ser mía... Tú y yo debemos ser una sola cosa, y para siempre.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
Deseaba evitarla, y al propio tiempo me dejaba dominar.
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
Si tu corazón está herido, el mío sangra con el tuyo
Monserrat Montes de Oca
Monserrat Montes de Ocacompartió una citael año pasado
jóvenes se enamoran y encariñan al primer impulso. Me lisonjeaba el evidente afecto que me demostraba aquella joven, aunque me parecía que yo no había hecho nada para merecerlo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)