Mariana Enríquez

Alguien camina sobre tu tumba

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Andrea EBJcompartió una citael año pasado
    mi idea de belleza, que es turbia y pálida y elástica, oscura y azul, un poco moribunda, pero alegre, más atardecer que noche.
    Andrea EBJcompartió una citael año pasado
    Aquí no hay nada. Solo polvo y huesos. Nada
    Isabel Ruiz Canocompartió una citahace 3 años
    finales; pero la muerte mexicana, una muerte vital, un canto a la vida, sublimada en los sacrificios, no nos trataba como hombres, sino como dioses
    Isabel Ruiz Canocompartió una citahace 3 años
    finales; pero la muerte mexicana, una muerte vital, un canto a la vida, sublimada en los sacrificios, no nos trataba como hombres, sino
    cronopiacompartió una citahace 7 meses
    En Australia hubo trescientas lenguas aborígenes diferentes. Yo sé el nombre de apenas uno o dos pueblos. También sé que, salvo excepciones, los aborígenes son todavía los pobres y los marginales de este país, uno de los más ricos del mundo
    cronopiacompartió una citahace 7 meses
    miedo perturbar.

    Se cree que bajo el pasto hay enterrados entre 370 y 400 aborígenes; cinco fueron ahorcados en el Quad; los demás murieron en accidentes —algunos se ahogaron—, pero la mayoría no soportó las enfermedades infecciosas
    Silvia Santaolallacompartió una citahace 8 meses
    Cuando fue rey, dos años después del crimen, dijo que se había casado en secreto con ella, la hizo sacar de la tumba y la sentó en el trono. La corte tuvo que besar su mano muerta. Parece que esta locurita de amor del rey no está documentada, que sería una leyenda, pero me gusta y la creo.
    Silvia Santaolallacompartió una citahace 8 meses
    Más que cementerio, es una capilla católica decorada por huesos de, se cree, 700 000 personas. Bellamente decorada.
    Silvia Santaolallacompartió una citahace 8 meses
    «Donde se pueda leer su epitafio». Donde quedan el nombre y la fecha, una voz que dice: estuve, fui. A lo mejor ya nadie sabe mi nombre, pero alguna vez alguien me recordó.
    Silvia Santaolallacompartió una citahace 8 meses
    El ataúd de Marta Taboada iba sobre una cureña, cubierto con un paño blanco y rodeado de claveles. Era —es— un ataúd bellísimo, un alhajero; una urna, mejor dicho.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)