Alexandre Dumas

La Dama de las Camelias

    aylin arriagacompartió una citahace 3 años
    Hoy, cuando uno tiene veinticinco años, las lágrimas se han convertido en una cosa tan rara, que no se pueden regalar a la primera advenediza.
    Alicia Quintanacompartió una citahace 2 años
    Se nos prohíbe tener corazón, so pena de ser abucheadas y de arruinar nuestro crédito. . Ya no nos pertenecemos. Ya no somos seres, sino cosas. Somos las primeras en su amor propio, las últimas en su estima.
    Belen Castellanoscompartió una citahace 2 años
    Comprendía perfectamente que, por más abatido que estuviese, mi corazón tendría cualquier día una reacción terrible, peligrosa quizá, y, mientras evitaba cuidadosamente parecer que intentaba consolarme, hacía todo lo posible por distraerme.
    Astrid Quinillacompartió una citahace 4 meses
    ¿hay espectáculo más triste que la vejez del vi
    German Romocompartió una citael año pasado
    Es preciso que hayamos hecho mucho mal antes de nacer o que vayamos a gozar de una felicidad muy grande después de la muerte, para que Dios permita que en esta vida se den todas las torturas de la expiación y todos los dolores de la prueba.
    German Romocompartió una citael año pasado
    como el pastor de Virgilio, no tenía más que gozar de los placeres que un dios o, por mejor decir, una diosa me concedía.
    German Romocompartió una citael año pasado
    los sentidos han quemado el corazón, el desenfreno ha acorazado los sentimientos.
    German Romocompartió una citael año pasado
    miré cien veces mi reloj y el de pared, que por desgracia iban los dos igual.
    German Romocompartió una citael año pasado
    Mi habitación me parecía muy pequeña para contener tanta felicidad; necesitaba la naturaleza entera para expansionarme.
    German Romocompartió una citael año pasado
    ante la perspectiva de vivir menos que los demás, me he propuesto vivir más de prisa.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)