Gratis
Vicente Blasco Ibáñez

Sangre y arena

    L' Imperatricecompartió una citahace 8 años
    Como en todos los días de corrida, Juan Gallardo almorzó temprano. Un pedazo de carne asada fue su único plato. Vino, ni probarlo: la botella permaneció intacta ante él. Había que
    L' Imperatricecompartió una citahace 8 años
    conservarse sereno. Bebió dos tazas de café negro y espeso, y encendió un cigarro enorme, quedando con los codos en la mesa y la mandíbula apoyada en las manos, mirando con ojos soñolientos a los huéspedes que poco a poco ocupaban el comedor.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)