Libros
Slavoj Zizek

Antígona

«Antígona contra las injustas leyes del Estado. Antígona defendiendo las leyes del corazón. Antígona frente a la ceguera complaciente. Antígona combatiendo el patriarcado. Son muchas y muy diversas las lecturas que se han hecho del clásico de Sófocles, de Platón a Judith Butler, pasando por Hegel o Kierkegaard. Ahora bien, nadie hasta hoy se había atrevido a reescribir Antígona como lo ha hecho Slavoj Žižek, con la declarada intención de abandonar la literalidad del texto para que este sea, sin embargo, más fiel que nunca a su espíritu. Pero ¿cómo es posible distanciarse de su literalidad sin traicionarlo? ¿No ha ido Žižek demasiado lejos degenerando, despojando de su génesis, la obra trágica de Sófocles? Para el autor mirar de frente la obra clásica, tratarla como algo “abierto” y orientado al futuro es el único modo de mantener vivo aquello que late tras la obra y de hacer justicia con Antígona: actualizar no es solo traer a la actualidad, sino renovar. Esa falta de fidelidad es el punto de inflexión que supone la versión de controvertido filósofo esloveno.

Al acabar Antígona, nos percatamos de que no ha sido meramente un fascinante juego de interpretaciones, reflejos y lecturas, sino que es un trabajo político que muestra que la ley y la disidencia se retroalimentan, exponiendo la tensión que rige las relaciones entre Estado y pueblo, familia e individuo, hombre y mujer… Al caer el telón, resulta impracticable creer que vivimos sin hacernos daño, sino que todos nuestros actos nos hacen culpables.»
53 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2017
Año de publicación
2017
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    J Perezcompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó

Citas

    Jonathan Trujillocompartió una citael año pasado
    todos nuestros actos nos hacen culpables.
    Miguel Ángel Quemaincompartió una citahace 2 años
    El problema de Antígona no es la pureza suicida de su pulsión de muerte sino, al contrario, el hecho de que la monstruosidad de su acto quede oculta por la belleza estética del personaje: en cuanto queda excluida de la comunidad de los seres humanos y lamenta la situación en la que se encuentra, Antígona se convierte en una sublime aparición que despierta nuestra compasión. Ese es uno de los aspectos más importantes del análisis que lleva a Lacan desde Antígona hasta otra heroína trágica, Sygne de Coûfontaine, la protagonista de El rehén, de Paul Claudel: al final de la obra, Sygne carece de toda belleza sublime; todo lo que la diferencia de los simples mortales es un tic que desfigura su cara momentáneamente.

En las estanterías

    Akal
    Ediciones Akal
    • 801
    • 131
    Diana C.
    No ficción
    • 105
    • 3
    Ibon Lemura
    Ensayo
    • 14
    Miguel Ángel Quemain
    Filosofía
    • 14
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)