La enfermedad, Alberto Barrera Tyszka
Alberto Barrera Tyszka

La enfermedad

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
b2796819839
b2796819839compartió una citahace 4 años
empezar. Tal vez perciben que no es un buen prólogo, que casi es una justificación previa por si algo sale mal. Andrés sabe que no es así, conoce bien a Miguel, desde que estudiaban en la
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que la vida es una casualidad?
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Andrés siente entonces que su boca está llena de cortezas de árboles
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
El sonido de la ambulancia ya es una herida que va abriendo la tarde.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
La puerta se cierra casi sin ruido. Las voces de la pareja quedan flotando del lado de adentro. Algo pregunta el hombre. Algo contesta ella. Luego todo queda en silencio.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
tres gotas de sangre en el suelo,
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
El silencio es un cuchillo que se hunde en el pellejo de la tarde.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
falta aire, los latidos del corazón son pedradas, una babosa humedad se adhiere a toda su piel, la lengua se hincha hasta que empieza a sentir que le está naciendo un sapo inmenso dentro de la boca, un animal rugoso que raspa su paladar, que le roba el aire, que la asfixia.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Más de una vez, ha sido sorprendida por el recuerdo de una frase puntual. «Dentro de mi cuerpo había un barranco»,
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Es un mediodía limpio, el cielo está lleno de azul, y el sol es una piedra blanca en lo alto.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Por primera vez piensa que la enfermedad puede quitarle a él y a su padre algo que jamás pensó: la conversación, la posibilidad de hablar.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
siente que su memoria es parte de una nueva intimidad, de un espacio que no sabe cómo compartir.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
baldosas del baño ocupó todo el apartamento, como si miles de agujas se suicidaran contra el suelo.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Jesucristo conoció la muerte, piensa de pronto el viejo Miranda, pero jamás conoció la enfermedad. Los dioses mueren, no se enferman. Ésa es su ventaja.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Quizás eso sería lo ideal para todos, irse muriendo con discreción, sin que nadie lo note, sin que nadie se dé cuenta.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
La gente ve en la enfermedad una señal definitiva: el cuerpo dentro del cuerpo, una señal que perturba pero que también da asco.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Merny es una combinación de nombres. Su madre se llama Mercedes, su padre Nicolás. Juntando las primeras sílabas inventaron su nombre, Mer por Mercedes y Ni por Nicolás, Merny. La y griega la puso el empleado público que registró a la niña en los libros de la notaría.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
El llanto es escasamente literario: no tiene forma.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
Ella todavía no lo ha visto. La realidad siempre es distinta mientras uno se baña.
Verónica Noyola
Verónica Noyolacompartió una citahace 4 meses
El sonido del teléfono fue como un dedo de aluminio que de pronto raspó el aire.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)