Mario Benedetti

Recuerdos olvidados

Mau Zambranocompartió una citael año pasado
En estos años, uno se vuelve un especialista en fabricarse culpas y después es difícil separar las falsas de las reales.
German Romocompartió una citahace 8 meses
La richezza della vita è’fatta di ricordi, dimenticati.
CESARE PAVESE
Roberto Castellanoscompartió una citahace 10 meses
En estos años, uno se vuelve un especialista en fabricarse culpas y después es difícil separar las falsas de las reales.
Roberto Castellanoscompartió una citahace 10 meses
La gratitud puede ser un afluente del amor. Pero cuando la corriente de gratitud se junta con el caudal del amor, siempre sobre viene una etapa indecisa, en que no se sabe a ciencia cierta cuál es cuál.
Carolina Lizarragacompartió una citahace 10 meses
sería cierto que no nos queríamos ni nos necesitábamos? ¿O nos habremos portado como dos tontos inexpertos, rencorosos, indignos, como dos pésimos humanos?
Carolina Lizarragacompartió una citahace 10 meses
se atreve a brindar: por todo lo que nos falta. Ella sonríe y comenta: eso es casi como brindar por el mundo.
Carolina Lizarragacompartió una citahace 10 meses
comprendió que ante esa tristeza no cabía decir nada. Sólo estar.
Dulce María De Gabrielcompartió una citahace 10 meses
No sé qué pasa, pero de pronto me he quedado sin miedo. Me has dado tanto, Fernando, me has dado tanto. Yo quiero darte mi soledad, que es lo único que verdaderamente poseo. Y voy a dártela ahora.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Ana era un ser contradictorio, injusto, pero a la vez tierno, sensible como pocos.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Los larguísimos silencios, el regreso a la palabra sólo para agraviarnos. Y el último, destinado a convencer a los cuerpos de que ya no se necesitaban.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Por cinco años. Ana y Fernando. Fernando y Ana. Las fintas del amor duraron tres: dos años para creer que nos queríamos y sólo uno para convencernos de que no.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Sólo podía ver, reflejado en el vidrio de la ventana, aquel rostro único, irrepetible, que asomaba sobre su hombro. Cuando aquellas manos que tan bien conocía, desabrocharon el último botón, sintió junto al oído este presagio: No sé qué pasa, pero de pronto me he quedado sin miedo. Me has dado tanto, Fernando, me has dado tanto. Yo quiero darte mi soledad, que es lo único que verdaderamente poseo. Y voy a dártela ahora.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Uno puede enviciarse con la propia soledad y en ocasiones (es casi una droga) envenenarse con ella.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
No podemos saber qué nos traerá el futuro; en cambio sí sabemos qué nos trajo el pasado.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Cuando nos abrazamos, casi a escondidas de nosotros mismos, yo quisiera abrazarte toda.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Lo esencial era saberse en compañía.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Quizá algún día te busque, dijo ella, pero no le dio las suyas. Es por mi marido, ¿sabes?, lo puede tomar a mal. O sea que era casada, vaya vaya. La noticia como adiós.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Aquella primera noche en tu casa, cuando te soltaste a llorar, sentí que, sin que vos misma lo supieras, también llorabas por mí.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Mira que cuando uno tiene el ánimo en un pozo, nadie puede ayudar, el único que puede hacer algo es uno mismo.
Mau Zambranocompartió una citael año pasado
Pero antes Fernando le pasó la mano por el pelo y ella dijo me hace bien saber que estás aquí.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)