Dúo, Sidonie-Gabrielle Colette
Sidonie-Gabrielle Colette

Dúo

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
«Como un enamorado, señora. Un enamorado algo anquilosado.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Cransac es un pequeño sentimiento en conserva. Y también una buena dosis de vanidad, vamos, confesémoslo.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
emplear un vocabulario de antaño, ordinario, apasionado, que ella le permitía todavía en instantes en que al sonido de una palabra se estremecía toda, cerraba los ojos y aspiraba el aire entre los dientes como si tuviera muchísimo frío...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
¿Qué será de mí cuando ella abra la puerta del dormitorio? Preguntas, sorpresas, y una gentil inquietud. Y me dirá que no soy razonable, y se me acercará, posará sus manos sobre mis hombros, ¡esa intocable!, alzando sus hermosos brazos...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
¿Qué peor que no tener dudas?
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
calculaba: «Así que, si llego a ir con Chevestre, si al menos en apariencia me hubiera interesado por el deslizamiento de tierras a un nivel inferior, si llego a casa media hora más tarde, ¿no hubiera ocurrido nada? Es prodigioso. Prodigioso. ¡Lo que tendría entonces! Yo con sombrero de paja, Alicia destocada. Yo al volante. Alice a mi lado. Alice dibujando el vestido de Daffodyl..., los labios azules a fuerza de morder el lápiz..., la mueca que tiene cuando dibuja, su horrorosa naricita fruncida. ¿Tendría todo eso si hubiera seguido a Chevestre? Es prodigioso. Es demasiado... Es demasiado...»
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Las palabras fuego, fin, flamear reían a su imaginación con sus efes que soplaban incendio y humo...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Pero, tal como estaba, Michel la encontró exacta a cierta Alice dichosa en sus brazos, abismada y muda, la Alice de veintiséis años que no salía de su asombro al conocer el placer.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
–¡Ayúdame un poco, Michel! ¡Fíjate en lo que me cuesta!
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
¡Qué ruido arma la verdad!
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
–Resulta curioso, de todos modos, que uno dependa tanto de la calidad de un sufrimiento, de la calidad de una traición...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
¡Cuánta novedad! Me examinaba de pies a cabeza y decía sorprendido: “¡Toma...!” y yo le escuchaba: “¡Oh...!” Era hermoso.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
¡Ah!, la época en que casi no nos conocíamos, cuando todo el mundo le hablaba de mí
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Por la interpretación que daba a un calor sordo, a un malestar próximo al placer, captaba la agitación de su marido. Imaginó su abrazo, cierto libertinaje favorito, la gratitud protocolaria que le seguiría.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Desde la víspera, no se habían hecho el menor reproche, no se habían causado ningún daño. «La tregua del agua», pensaba Alice...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Qué poco civilizadas son las camas gemelas y paralelas, y qué incorrección. La cama única tiene disculpa. Pero estas camas gemelas, estos puestos de observación...
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
somos tal para cual en materia de ascetismo.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
La espera, el zumbido ligero de la sangre en los oídos, el campanilleo cotidiano del teléfono, el cascabel colgando de la bicicleta del cartero, los trenes invisibles que cruzaban el río y que abandonaban, encima del valle, su nube horizontal y blanca; todos los sonidos, todos los aspectos recordaban a Alice el cálculo del tiempo, y tendía el cuello con expresión un tanto alucinada.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Una noche la sorprendió Michel fingiendo leer, los ojos perdidos en la zona de sombra que reinaba entre las dos estanterías.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozacompartió una citahace 2 meses
Al hablar de él empleaba el imperfecto, como si fuera un difunto.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)