Libros
Wu Ming 1

New Thing

Primavera del 67. América está en llamas, sacudida por disturbios raciales y por la protesta contra la guerra de Vietnam. En Nueva York, varios músicos relacionados con la “new thing”, el jazz libre de Albert Ayler, Archie Shepp o Bill Dixon, aparecen muertos en extrañas y violentas circunstancias. En los guetos del Black Power se habla de un asesino llamado El Hijo de Whiteman. ¿Existe realmente? Y, si es así, ¿actúa por su cuenta o es mero instrumento de un establishment asustado? Mientras, John Coltrane, guerrero y guardián de los espíritus en esa libérrima avanzadilla de la cultura negra, pasa revista a su vida en un duro y poético soliloquio. Una bobina se desliza en el magnetófono Butoba MT5 de Sonia Langmut, joven cronista de la “cosa nueva”. Y se desata una nube de recuerdos, personajes y humo en el fantasmagórico solo de un saxo.

Investigación polifónica, trama detectivesca, jam session política… New Thing es la primera novela solista de Wu Ming 1.
203 páginas impresas
Publicación original
2019
Año de publicación
2019
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Mario Ivan Sanchez juarezcompartió una citahace 2 años
    El hombre blanco es capaz de hallar a una persona desaparecida en China. Mandan a la CIA hasta China para encontrar a alguien. Mandan al FBI a cualquier parte para encontrar a alguien. Pero no logran encontrar a nadie si el criminal es blanco y la víctima es negra. No esperemos ya que el FBI busque a los criminales que disparan y tratan a nuestra gente con brutalidad. Encontrémoslos vosotros y yo. Y os digo que es fácil hacerlo.

    Malcolm X, 28 de junio de 1964.
    Mario Ivan Sanchez juarezcompartió una citahace 2 años
    En lengua Yoruba, Ekundayo significa ‘la pena se convierte en alegría’.
    Mario Ivan Sanchez juarezcompartió una citahace 2 años
    HEAVY LEGS. Después de un tiempo aparecieron, en Nueva York y Chicago, músicos negros que querían complacer a los críticos blancos, en las entrevistas citaban a Stockhausen, Webern, Varése, Schoenberg y otros teutones cuyo nombre no recuerdo. También Ornette, todas sus parrafadas incomprensibles, la “música harmolódica”, hasta él compuso sinfonías, sonatas, ésas cosas. Quería que lo tomaran “en serio”. Si hubo gente que ha tocado para los intelectuales blancos, ésos son los del free. Mucho de todo eso era una mierda, en un momento todos pensaban que se podía improvisar horas y horas, nada de beat, nada de línea del bajo, nada de saber tocar, y se creían grandes, radicales de veras, como los peques que se tiran pedos y eructan para fastidiar a su madre. Esas cosas fueron un mazazo para el jazz. Los empresarios no querían ni hablar y los hermanos no compraban esos discos, ¿y por qué iban a hacerlo? Si quieres oír gente cabreada que pega bocinazos, puedes asomarte a la ventana en hora punta.

En las estanterías

    María Fernanda Medina
    #MARZOASIATICO
    • 445
    • 33
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)