Citas de “La nube azul” de Arwen Grey

Manu Solorio
Manu Soloriocompartió una citahace 7 meses
A ella, los chistes de gordos, enanos, gente con gafas o acentos no le hacían gracia.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 17 días
—Yo no soy así. En todo caso, me vengaría por escrito. Es más mi estilo.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 17 días
cosa era pensar que le echaba de menos y otra era ser consciente de ello de una manera tan física.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 17 días
Cuando se quedaba a solas aquella casa era demasiado silenciosa. Solo le quedaban sus pensamientos, y eso no era bueno.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 18 días
—Sí, yo también quiero probar.

Curiosamente, aunque hablaban de libros, los dos sabían que hablaban de algo muy distinto. Y sintieron miedo, curiosidad y felicidad a la vez.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 18 días
Ese crío no solo era un egocéntrico, sino que no sabía nada acerca de la vida. Solo era capaz de imaginar su propia realidad. Así no podía ser escritor.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 20 días
pudo ver el gesto de dolor en los ojos de Alejandro.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 20 días
Apretó los labios al imaginarse formando parte de ese trabajo. Alejandro podía crear cosas tan bonitas cuando quería…
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 24 días
—Lloras antes de tiempo, niña. No hay nada roto todavía.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 24 días
a él le ponía muy cachondo cuando hacía todo eso. No podía evitarlo.

De las dos horas que supuestamente pasaba escribiendo, al menos la cuarta parte del tiempo se la pasaba imaginando que ella se levantaba y le rogaba que le hiciera el amor allí mismo, encima del teclado. Cada vez que la maldecía, no era porque le cabrease, que también, sino porque sentirla tan cerca a cada rato le desconcentraba. Sin embargo, sabía que le afectaría igual aunque no estuviera delante.

Y ahora le invitaba a cenar.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 24 días
Cuando se enteró de su cambio de estilo pensó que era una pena, pero tampoco le extrañó. Escribir siempre con ese sentimiento tenía que doler. Y mucho.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 24 días
tipo joven, cabreado y con muchas ganas de ajustar cuentas con su pasado.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 24 días
Así que se sentó en la mesa de la cocina, con aquella inspiradora luz de velas tan decimonónica y miró por la ventana. El agua caería durante horas, días o años.

Abrió el portátil y creó un nuevo documento de texto.

Por primera vez en meses escribió. Escribió de verdad. Y lo que escribía era para Daniela.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 25 días
Entre estos últimos había gente endiosada, y también gente que había perdido su don, si es que lo había tenido en algún momento, quemada por las más variadas circunstancias. Y escribir cosas por encargo, alejadas de lo que les dictaba el corazón, era una de las cosas que antes acababa con el espíritu de los autores sensibles.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 25 días
mujer ni siquiera le había preguntado si necesitaba algo. Eso sí, bien que se había preocupado por saber si estaba escribiendo.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citahace 25 días
Había perdido su maravilloso don para crear magia de la nada. Había muerto literariamente
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citael mes pasado
Conocía también sus caprichos y manías.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citael mes pasado
Cuéntame de qué se trata y ya veré si te mando al infierno o no. Recuerda que tengo experiencia previa en ello.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citael mes pasado
ella le iban los tipos con traje y corbata, los que bebían whisky de un mínimo de veinte años y sabían saborearlo, y no cerveza en botellín sin haber limpiado la boquilla siquiera.
Maury Zambrano
Maury Zambranocompartió una citael mes pasado
¿Qué era lo que hacía que hubiera perdido las ganas de escribir, si era eso lo que había ocurrido? Con una sonrisa irónica, se dijo que, sencillamente, había crecido y ahora conocía el mundo que le rodeaba. Lo que de verdad quería era perderse y no volver jamás.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)