bookmate game
Libros
Andre Aciman

Harvard Square

Érase una vez un hombre que quería convencer a su hijo de las ventajas de estudiar en la Universidad de Harvard. Y le contó una especie de fábula; la historia de su paso por el campus; en realidad, lo que le sucedió un caluroso verano, allá en los años setenta, mientras se preparaba para los exámenes finales del curso de doctorado. Cierto día se le ocurrió entrar en un cafetín de ambiente afrofrancés y allí se topó con un personaje realmente singular, un tunecino extravagante, vestido como el Che Guevara, que estaba esperando que le concedieran el permiso de residencia, trabajaba de taxista, despotricaba contra todo y se acostaba con todas las mujeres que se le ponían a tiro. Harvard Square cuenta la historia de una amistad entrañable, desgarradora, divertida y conmovedora entre dos hombres contrapuestos: un judío y un árabe, un erudito y un pícaro, un tímido y un tipo más listo que el hambre, un hombre con porvenir y un hombre sin nada más que «mi taxi, mi nabo y mi dignidad». Los dos tienen el mismo pasado, se identifican y se oponen, y su relación obliga al protagonista a replantearse continuamente quién es quién y sobre todo quién y qué es él. Pero es también una historia al modo de Proust sobre el paso implacable del tiempo, sobre la recuperación de la identidad y sobre la nostalgia de un pasado que nos ha construido mientras huíamos de él. La novela se cierra con un bellísimo mosaico de fantasías y recuerdos que evocan la juventud perdida, el barco de Bizancio, del célebre poema de Yeats, que ya no puede abordarse. Escrita con una gran sensibilidad, con un estilo lleno de sutilezas y una notable capacidad para la introspección, Harvard Square es la tercera novela de André Aciman y sin duda se encontrará en ella mucho de autobiográfico.
279 páginas impresas
Publicación original
2015
Año de publicación
2015
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Jenniforcompartió su opiniónhace 3 años
    🙈Ni fu ni fa
    💤Aburrrriiiido

Citas

  • Julieta Navarretecompartió una citahace 2 años
    Rebautizaba todo lo que frecuentaba, para subvertir el mundo y dar a entender que había otras formas de ver y nombrar las cosas, y que todo tenía que recibir un bautizo de fuego, para quedar limpio de hipocresías y ortodoxias, antes de incorporarlo a su órbita. Era una forma de reinventar el mundo a su imagen o a imagen de lo que quería que fuera el mundo: su forma de apoderarse de aquella ciudad fría, inhóspita, superficial y de cartón piedra, y bajarle un poco los humos para convertirla en un lugar más amable, más íntimo, más cómplice, más soleado y que le abriese un pasadizo secreto y en última instancia se le rindiera con una sonrisa: aspiraba, como Alí Babá, a encontrar el apodo justo para ella en el francés de su invención.
  • Jenniforcompartió una citahace 3 años
    Uno no se sienta a la mesa sólo para comer. La comida es para alimentar la amistad
  • Jenniforcompartió una citahace 3 años
    No sabes ni hablar y esperas que discutamos...

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)