José Emilio Pacheco

La edad de las tinieblas

Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 2 años
No capitularé ante la dictadura de tu sombra.
Diana Martínez Maldonadocompartió una citahace 4 meses
Los jumping beans son una alegoría insultante de nuestras vidas: estamos encerrados en un cuerpo, un lugar, un tiempo y un sector social que no elegimos. Nos oprime la doble herencia histórica y genética. No podemos ir más allá de los muros que nos confinan entre una fecha de nacimiento y otra de muerte. Hagamos lo que hagamos nunca saldremos de la cárcel que nos ahoga bajo un yo inescapable.

Me pregunto quién se divierte con nuestros sobresaltos.
Diana Martínez Maldonadocompartió una citahace 4 meses
La segunda actitud invita a pensar sin resignarse en que cuanto nos divierte, nos deleita, nos complace o exalta implica por necesidad un sufrimiento al que, para protegernos, debemos sentirnos siempre ajenos.
Diana Martínez Maldonadocompartió una citahace 4 meses
La infancia terminó, la vida pasó, se fue la Casa Cervantes, el desastre borró la antigua Avenida Juárez. Nunca he vuelto a comprar frijoles saltarines. Ante ellos sólo caben dos actitudes. La primera, la más cobarde y tranquilizadora, descansa en no indagar jamás acerca de lo que hay en el fondo de las cosas. Si lo hacemos nuestra búsqueda revelará siempre alguna forma de horror.
Diana Martínez Maldonadocompartió una citahace 4 meses
Llegas y ves que te esperaba en la Terminal. Guardas silencio, te quedas inmóvil, no te atreves a alzar los ojos. Entonces ella se acerca y dice: “Es inútil”.

No se equivoca la inmortal, la insaciable, la imbatible. Contra Ella nada logran ni el mayor poder ni la belleza perfecta ni la más aguda inteligencia. No la vence el terror, no la desalienta la autocrítica, no la derrota el ingenio ni la desarma la humildad.

Sagrada Objeción, no se puede contigo. Reinas en este mundo y los otros. Omnipresente y todopoderosa, no dejas columna en pie ni estatua con cabeza. Nadie jamás detendrá tu victoria.
Diana Martínez Maldonadocompartió una citahace 4 meses
Hablas y al volverte la encuentras desafiante. Haces y antes de consumar tus actos y tus obras, Ella te sale al paso y te afrenta. Huyes y te sorprende en el camino.
marilyukcompartió una citahace 4 meses
Los jumping beans son una alegoría insultante de nuestras vidas: estamos encerrados en un cuerpo, un lugar, un tiempo y un sector social que no elegimos. Nos oprime la doble herencia histórica y genética. No podemos ir más allá de los muros que nos confinan entre una fecha de nacimiento y otra de muerte. Hagamos lo que hagamos nunca saldremos de la cárcel que nos ahoga bajo un yo inescapable
marilyukcompartió una citahace 4 meses
Como un ácido la desmemoria socava las reliquias. Su corrosión lo desordena todo y nos obliga a pensar: la vida está hecha para ser y desvanecerse, no para atestarla de souvenirs. Hacerlo peca contra la fugacidad, niega la naturaleza indestructible del cambio
marilyukcompartió una citahace 4 meses
Lo más bello y lo más pulcro no existirían si no estuvieran basados en lo más sucio y en lo más horrible
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
El río brilla bajo la noche como una Luna que se va. Más que fluir parece volar hacia su fin. Me veo en este instante y en aquel momento. Son los días terminales del otro siglo. Las aguas corren así porque tienen prisa de llevárselo entero. Van a anularlo, absorberlo, nulificarlo, entregarlo –uno más– al océano del tiempo: el verdadero Mar de las Tinieblas que no se aparta de la costa y sin embargo no regresa nunca.
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
Al volver la electricidad el escenario se apaga. La familia queda en silencio. Sabe que está condenada a la dispersión y es como el humo que el petróleo suelta al inmolarse. Somos apenas sombras que alguien proyecta en un muro invisible
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
Dejemos que el tiempo consume su aniquilación. En vez de levantar mausoleos inhabitables entreguemos al fuego, al viento y no a la urna las cenizas de lo que fuimos y de lo que hicimos
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
Mientras tanto, aunque la Cruz del Sur y la Estrella Polar no brillarán jamás en el mismo cielo, acepto que tu verano sea mi invierno y mi invierno resulte tu verano
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
El mundo estaba lleno de algas. De las algas salió el oxígeno y del oxígeno salimos todos. Fuimos durante millones de años bacteria, protozoario, pez, reptil, ave, mono y quién sabe cuántos otros animales. Un día nos erguimos en dos patas y al cabo de nadie sabe cuántos siglos inscribimos el primer texto en un libro de piedra
Lilián Carrascocompartió una citahace 4 meses
Contra Ella nada logran ni el mayor poder ni la belleza perfecta ni la más aguda inteligencia. No la vence el terror, no la desalienta la autocrítica, no la derrota el ingenio ni la desarma la humildad.

Sagrada Objeción, no se puede contigo. Reinas en este mundo y los otros. Omnipresente y todopoderosa, no dejas columna en pie ni estatua con cabeza. Nadie jamás detendrá tu victoria.
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 5 meses
Esa pareja irreal fue por una estación de amor la más nueva del mundo, la primera del mundo. Inmune a las devastaciones, la casa siguió en pie durante muchos años como prueba de que todo aquello no fue una fantasía. Al ser demolida todo se ha afantasmado. Tanto tiempo después y ya cerca del fin, ahora sí he perdido a la niña para siempre
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 5 meses
Nuestro mayor desafío era caminar tomados de la mano por Insurgentes. En ese tramo de la avenida no queda una sola piedra de entonces. Por todas partes hallábamos la mirada condenatoria de los adultos
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 5 meses
El edén fue abolido: hoy ocupa su lugar un monumento al gran fracaso mexicano
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 5 meses
La moral infundida desde el bautismo se hundiría en el naufragio de las ilusiones familiares. Las esperanzas de la clase media quedarían arrasadas por la intervención diabólica del cuerpo
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 5 meses
En el imperio brutal de los amores él no fue nunca el conquistador sino el colonizado. Las grandes potencias lo sometieron, le impusieron su lengua y lo marcaron a fuego. Nada lograron las armas de pedernal contra la pólvora y los metales. Todo fue arrasado sin consideración para su ser, su modo de vida, sus creencias y tradiciones
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)