bookmate game
Libros
Paul Strathern

Kierkegaard en 90 minutos

    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    perdió las ganas de vivir. Pero nunca perdió la fe. Los que le vieron, notaron los ojos radiantes que daban vida a su rostro demacrado y su aire sereno. Murió un mes después, el 11 de noviembre de 1855. En su testamento, dejaba sus escasas pertenencias a Regine.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    meses después de la partida de Regine, Kierkegaard sufrió un colapso en la calle y fue llevado al hospital.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    a pesar de su conocimiento cada vez más profundo de la condición humana, continuaba aferrándose a una ilusión imposible y soñaba que algún día, de algún modo, se reuniría con Regine. Todavía se miraban desde lejos en la iglesia los domingos.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    «El corazón tiene razones que la razón desconoce». La razón del corazón de Kierkegaard era Regine. Deseaba llamar su atención, mostrarle cuánto estaba sufriendo.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    el individuo no existe en absoluto como «ser», sino que existe solo en un constante estado de «devenir». La angustia que esto produce es el terror que yace en el centro de toda normalidad. Darse cuenta de esto nos lleva a la locura y, según Kierkegaard, la única salida es el salto, igualmente irracional, de la fe. El individuo se «salva» de la locura y la desintegración porque su interioridad subjetiva está relacionada con Dios.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    existencia es un riesgo colosal. No podemos saber nunca si el camino que escogemos es el correcto. Todo el que se dé cuenta de esto de verdad, que esté siempre consciente de ello, debe necesariamente sentir angustia, según Kierkegaard, pues las verdades subjetivas no se apoyan en evidencias objetivas y están fundadas en la nada.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    cuando examinamos nuestra existencia, vemos que es algo más que un simple estar «ahí». Tiene que ser vivida. Tiene que ser convertida en acción
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    Kierkegaard, la existencia es un «sordo». (En matemáticas, un número sordo es aquel que no se puede expresar como un número racional, como π.) Esto es, la existencia es lo que queda después de que se quita todo lo que se puede analizar. Simplemente, está «ahí».
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    toda su honestidad e introspección, Kierkegaard seguía siendo curiosamente proclive al engaño. No podía evitar el esperar que, algún día, de alguna forma, él y Regine volverían a estar unidos, es de suponer que por un lazo espiritual. Sabía que era imposible, pero no podía evitar anhelar lo imposible.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 2 años
    domingos iba a la iglesia. Frecuentemente veía a Regine entre los otros miembros de la congregación. Y ella lo veía. No se hablaban, pero eran muy conscientes el uno del otro. A pesar de que la había herido profundamente (y él se había herido a sí mismo más), quedaba una unión escondida entre ellos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)