Libros
Gonzalo Ceroleni

Huelga de hambre a Dios

Hubo un grito vital al nacer que permitió abrir nuestros pulmones para que el aire se precipitara en ellos, fue el grito primal que nos salvó de ahogarnos. Así, el ser humano, para vivir, tiene como necesidad suprema el alimentar el hambre de ese grito inaugural del instinto: 'Así fue que seguí mi instinto', nos comparte el autor de Huelga de Hambre a Dios. Sucede, a veces, que del hambre se hace huelga para excavar y vaciarse de uno mismo. Aquí el grito se vuelve mudo para que el instinto se transfigure en carne espiritual y el ser humano se alimente 'con el Pan del Cielo vivo': porque como el humano está hambriento de Absoluto, así Dios está hambriento de seres que dejen encarnar su alma en esta tierra de grito y gracia.
22 páginas impresas
Publicación original
2019

Opiniones

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)